La Federación Internacional de Natación (FINA) tomó hace unos días cartas en el asunto y prohibió que las nadadoras transexuales puedan competir en las competiciones femeninas de élite “si han pasado por cualquier parte del proceso de pubertad masculina”. Es decir, deben haber completado su transición antes de los 12 años.

El rugby es otro deporte que ha regulado la participación de deportistas transgénero en competiciones femeninas. El debate está servido: ¿parten todas las deportistas transexuales con ventaja?

Alba Palacios, una de las primeras deportistas transexuales federada en España, cree que no se debe medir a todas por el mismo rasero.

“Cada persona trans es un mundo. No se puede generalizar”, opina Alba Palacios en unas declaraciones a Antena 3 Noticias.

La FINA dejó abierta la posibilidad a abrir una categoría abierta, donde estas nadadoras transexuales puedan competir.

“Que me digan cuántas nadadoras trans hay en el mundo. Creo que estamos retrocediendo en todos los derechos”, reflexiona Alba Palacios.

Alba Palacios apuesta por establecer otras medidas para preservar la justicia e igualdad en las competiciones.

“Que hagan un estudio de la masa muscular, vamos a ver cuántos años hay que esperar para competir de una manera justa…”, afirma Alba Palacios.

“A mí me gusta competir y me gusta ganar, pero hay que hacerlo de manera justa”, concluye Alba Palacios.