Para asegurar la calidad, eficacia, participación y consenso en el desarrollo de este proceso se ha creado una Oficina de Gestión del Traslado y se han constituido los primeros grupos de trabajo integrados por profesionales sanitarios y no sanitarios del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo.

El traslado del Hospital ‘Virgen de la Salud’ al nuevo Hospital Universitario de Toledo se realizará en dos fases, la primera desde el 16 de noviembre hasta el fin del mes de febrero, en marzo se descansará y en abril comenzará la segunda fase hasta la primera semana de junio con la mudanza de las urgencias en último lugar.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, han presentado este martes el cronograma del traslado, en una rueda de prensa que ha tenido lugar en el Palacio de Fuensalida, en la que también han participado la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, y el presidente de la Diputación, Álvaro Gutiérrez.

Todos han manifestado su emoción porque por fin, después de tantos años, se podrá contar con un nuevo y necesario hospital en Toledo, entre cuyas mejoras han destacado como fundamental que habrá servicios de medicina nuclear y radioterapia, «era difícil explicar que el hospital de la capital regional no tenía medicina nuclear ni radioterapia», ha reconocido el consejero.

Asimismo, se ha dado importancia a la innovación, de manera que el nuevo hospital contará con dos quirófanos híbridos, en los que se podrán hacer intervenciones quirúrgicas y radiografías en el mismo espacio.

Fernández Sanz, quien también ha incidido en que el traslado es “una labor compleja”, pero significará “ganar en prestigio”, ha detallado las dos fases en las que se ha dividido la mudanza, en la primera de las cuales se han incluido las áreas asistenciales con actividad ambulatoria y de un nivel de complejidad baja o media/baja, además de servicios no asistenciales como áreas administrativas y de gestión.

Dentro de esta primera fase se han diferenciado, a su vez, dos etapas: en la primera se han incluido las áreas de Rehabilitación, Consultas de Medicina Interna, de Reumatología, Endocrinología, Anestesia, Hospital de Día Médico y Unidad Metabólica; mientras que en la segunda se procederá al traslado de las Consultas de Dermatología, Digestivo, Neumología, Neurología y Pediatría.

En la segunda fase se han incluido el resto de áreas asistenciales que realizan actividad ambulatoria y no ambulatoria, con un nivel de complejidad medio y alto, y se han diferenciado, a su vez, tres etapas.

En la primera se trasladarán los servicios de Diagnóstico por Imagen, Laboratorios y Farmacia; en la etapa dos, el resto de Consultas Externas, Diálisis, Hospitales de Día Oncohematológico y Pediátrico, Bloque Obstétrico y Esterilización, Hospitalización Pediátrica, Hospitalización Gineco-Obstétrica, UCI Neonatal y Pediátrica; y, en la tercera, Hemodinámica, Hospitalización convencional, UCI de adultos, Bloque Quirúrgico y Urgencias.

Los casi 250.000 metros cuadrados construidos contarán con tecnología renovada por valor de 50 millones de euros e incluirán zona de consultas, 180 salas, 63 boxes en hospital de día, 56 de cuidados intensivos, 10 de dilatación y 853 camas de hospitalización.

Fernández Sanz ha incidido en que para que la operación sea un éxito, hay que garantizar la actividad asistencial durante la mudanza, así como minimizar el impacto sobre los pacientes y los profesionales, de manera que se ha previsto que cuando llegue el momento de trasladar camas, el número hospitalizados sea “el menor posible”.

El presidente regional también ha advertido de la complejidad de la mudanza, que además se realiza en medio de una pandemia de coronavirus, por lo que si la situación se saliera del control en que ahora se mantiene y se complicara, el traslado se paralizaría.

García-Page, tras pedir disculpas por haber estado con un hospital «muy escacharrado durante mucho tiempo», ha reconocido que han «pasado las de Caín con este proyecto» que ha requerido una «inversión descomunal».

Sin embargo, ahora vendrá a dar respuesta a toda la provincia, contará con cientos de trabajadores más y, en el futuro, y dado que tiene espacio de reserva, se podrán plantear que el nuevo hospital acoja los del Valle y Provincial para que tengan también la condición de universitario.

Ha propuesto asimismo para el barrio de Palomarejos, donde se encuentra el ‘Virgen de la Salud’ y donde permanecerá activo el Centro de Especialidades, un plan de renovación urbana para el Toledo del futuro.

El presidente regional se ha referido también a la inauguración formal del nuevo hospital, que se anunciará «en el momento preciso» y al que, por seguridad debido a la covid-19, solo asistirán los representantes institucionales.

La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, ha anunciado por su parte, que se van a adquirir tres autobuses nuevos para comunicar la ciudad con el nuevo hospital, y «cada cinco minutos» pasará uno por la estación de autobuses, para así garantizar el transporte, y además se dedicarán 1,2 millones a acondicionar la Vía Tarpeya con nuevas aceras, mobiliario e iluminación en la zona.

El presidente de la Diputación provincial, Álvaro Gutiérrez, ha subrayado que el nuevo centro «será un referente sanitario en Castilla-La Mancha y en España».

VOLVER A PORTADA

📢Compartir en...👇