Días convulsos en Linares, Jaén, después de que transcendiese el vídeo de dos agentes de la Policía Nacional dando una paliza a un hombre y a su hija. Tras estos acontecimientos se convocó una protesta por lo ocurrido que acabó en batalla campal. Diego Moya, portavoz de la Policía que calificado los hechos de “lamentables” y “brutales”.

Sin reparo ni edulcorantes Moya considera que lo ocurrido en Linares fue “una mecha que prendió un barril de pólvora” y ha “lamentado” que los dos arrestados sean policías nacionales. Además asegura que durante la protesta del domingo hubo “una serie de elementos violentos, que arengaron a la gente más joven para agredir a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado”.

Diego Moya ha informado de que hubo 20 agentes que necesitaron atención médica. Sobre los dos policías detenidos, origen de toda esta tensión, desconoce si están aislados pero sí sabe que parece ser que van a ser trasladados a la prisión de Sevilla.

Preguntado sobre si tiene alguna explicación para lo ocurrido responde que “la violencia es innata al ser humano. A veces unos las despiertan brutalmente y otras se apacigua”, pero añade que él no puede “justificar bajo ningún concepto los hechos ocurridos el viernes en Linares”.