La tasa de desempleo entre personas de 15 a 24 años roza el 41%, mientras que la media de los países de la OCDE es del 14%

El paro juvenil sigue repuntando de manera sensible en España y al cierre del pasado mes de noviembre alcanzaba el 40,9% tras subir en cinco décimas frente al mes anterior. La cifra es, sin duda, la más elevada de los países que conforman la OCDE, pero además la distancia con el resto de economía que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos es muy importante. Tanto, que la cifra española casi triplica la media de la OCDE del 14,3%

Los datos publicados este miércoles por el organismo que dirige el mexicano Ángel Gurría así lo evidencian, y permiten realizar otras observaciones que no hacen más que ahondar en la gravedad del paro juvenil en España. Por ejemplo, si se observan la tasa media de las siete principales potencias de la OCDE, la diferencia es incluso mayor ya que el dato en ese caso es del 12,2%. Esto es, que España aguanta incluso peor la comparación con las grandes economías.

La única que se acerca tímidamente a España es Italia, que adolece de problemas estructurales similares, y en donde la cifra de desempleo juvenil es del 29,5%. Algo más elevada, del 33%, es la última cifra conocida de Grecia y relativa al mes de septiembre. Y a continuación están Colombia, Lituania, Chile o Portugal, economías todas ellas más pequeñas y con cifras superiores o cercanas al 25%. Y a continuación está Suecia, que ya a cierre de 2019 tenía un dato medianamente alto de casi el 20% pero que en los últimos meses ha crecido con fuerza hasta rondas el 24%.

TAMBIÉN LA MAYOR TASA DE PARO

En términos totales, España es también la economía con una mayor tasa de paro aunque en este caso, cierto es, las diferencias no con tan espectaculares respecto al resto. En todo caso, al cierre de noviembre, el 16,4% español superaba al 15% de Colombia o al 10% de Lituania. Grecia, de nuevo con datos desactualizados, cerró septiembre en el 15%.

Y a todo ello, además, hay que sumar que muchos trabajadores se encuentran en situación de expediente de regulación de empleo (ERTE) y que, por lo tanto, no figuran como desempleados. Pero la realidad es que, a medida que se vayan retirando esos expedientes, buena parte de los mismo sí engrosará las listas del paro.

Por ello, muchas previsiones, como la del Banco de España, apuntan que en 2021 se producirá un repunte del desempleo, y que la recuperación de los niveles previos a la crisis está todavía muy lejos.

VOLVER A PORTADA

📢Compartir en...👇