El Papa Francisco ha pedido en su tradicional mensaje tras la misa del Domingo de Resurrección que la paz llegue a Ucrania arrastrada “por una guerra cruel e insensata” y que los responsables de las naciones “escuchen el grito de paz de la gente” además de “la pregunta que se hicieron los científicos hace casi sesenta años: ¿Vamos a poner fin a la raza humana?”.

Así se ha expresado en su tradicional mensaje que tiene lugar después de la misa del Domingo de Resurrección que se ha celebrado ante 50.000 personas, y que ha leído desde el balcón de la logia central de la fachada de la basílica de San Pedro antes de la bendición Urbi et Orbi. Ha hecho alusión a la “incredulidad” con esta “Pascua de guerra”.

“El espíritu de Caín”

Francisco que, aunque ayer no pudo oficiar la Vigilia por sus problemas en la rodilla, este domingo sí ha presidido la misa y ha lamentado que después de sufrir la pandemia del coronavirus “era el momento de salir juntos de la mano” y, sin embargo “estamos demostrando que tenemos todavía en nosotros el espíritu de Caín, que mira a Abel no como a un hermano, sino como a un rival, y piensa en cómo eliminarlo”.

El llamamiento del Papa Francisco

El llamamiento del Papa Francisco en este mensaje fue: “¡Dejemos entrar la paz de Cristo en nuestras vidas, en nuestras casas y en nuestros países!”. “Que haya paz en la martirizada Ucrania, tan duramente probada por la violencia y la destrucción de la guerra cruel e insensata a la que ha sido arrastrada. Que un nuevo amanecer de esperanza despunte pronto sobre esta terrible noche de sufrimiento y de muerte. Que se elija la paz. Que se dejen de hacer demostraciones de fuerza mientras la gente sufre”, pidió asomado al balcón en el que se presentó al mundo como Papa el 13 de marzo del año 2013.