Manuel García Castellón ha propuesto juzgar al excomisario José Manuel Villarejo, a su socio Rafael Redondo y al empresario Javier López Madrid por el hostigamiento a la doctora María Elisa Pinto, con la que el exconsejero de OHL mantenía un conflicto privado.

En el auto de pase a procedimiento abreviado de la pieza 24 del ‘caso Tándem’, el juez procede contra Villarejo y Redondo por el delito de cohecho pasivo, mientras que en el caso de López Madrid lo hace por cohecho activo.

En su resolución, el magistrado detalla las actuaciones atribuidas a excomisario en 2013 y 2014 para impedir que la doctora Pinto denunciase a López Madrid, que también está siendo investigado en el Juzgado de Instrucción número 39 de Madrid por el apuñalamiento que sufrió la doctora en enero de 2014, presuntamente a manos del propio Villarejo.

López Madrid también está procesado junto al expresidente madrileño Ignacio González en el caso Lezo por la presunta adjudicación irregular a OHL de la obra pública del tren de Navalcarnero (Madrid) en 2007, unos hechos de los que finalmente fue exculpado al expresidente de la constructora Juan Miguel Villar Mir, del que López Madrid es yerno.

Acoso y amenazas

Entre las actuaciones de hostigamiento por las que se procesa a Villarejo, el juez incluye los seguimientos y la utilización de medios policiales para desacreditar a la médico, una vez que ésta denunció a López Madrid. A estos delitos, el magistrado añade el acceso a información privada sin autorización y el intento de interferir en la investigación policial, manipulándola y realizando actuaciones sobre el resultado de una rueda de reconocimiento en la que iba a formar parte.

El magistrado señala también la relación de López Madrid con distintos policías durante la investigación de los hechos que denunció María Elisa Pinto. En concreto, dice que Villarejo presentó a López Madrid al comisario Enrique García Castaño, exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía y que figura como imputado en numerosas piezas del caso Villarejo o Tándem. Además, el auto añade que el empresario tuvo una estrecha relación con el inspector de policía que instruyó la denuncia de la doctora Pinto. Este agente de policía “envió varios correos electrónicos comunicándole el estado de la investigación y recibiendo instrucciones”, señala.

Hace unos días, y en relación al apuñalamiento que sufrió la doctora Pinto, la Fiscalía pidió que se ampliase el procesamiento de López Madrid como coautor del delito de lesiones que ya se le imputa a Villarejo, además de la imputación por acoso y amenazas, que ambos ya comparten en esta otra causa, a la luz de los nuevos indicios hallados en la causa que se instruye en la Audiencia Nacional.