joven de 20 años denunciado por propinar una brutal paliza a su novia menor de 17 años en Jerez de la Frontera (Cádiz), se ha entregado voluntariamente en una comisaría de Córdoba, donde ha sido detenido por segunda vez. Posteriormente pasó a disposición judicial, donde se ha decretado su ingreso en prisión. Disponía de una orden de detención y personación ante el juez.

Después de no acudir el pasado 8 de abril a la citación con la jueza del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Jerez, se lanzó una orden de busca y captura para detener al maltratador. En su denuncia, la víctima alegó haber estado retenida durante más de dos horas sufriendo golpes sin poder abandonar la vivienda. El joven llevaba desaparecido dos semanas tras ser detenido en Córdoba el pasado 7 de abril cuando fue a sacarse el DNI. El detenido fue puesto en libertad tras pasar a disposición judicial.

Al detenido se le investigaba por violencia de género, coacciones y detención ilegal después de que el pasado 26 de marzo le propinase una brutal paliza a la menor que la dejó con lesiones por todo el cuerpo, mordeduras y hematomas. La menor de 17 años aseguró que el maltrato comenzó hace un año y medio. El novio la humillaba delante de amigos y le controlaba el tipo de ropa que se ponía. La víctima vivía pegada al teléfono.

La familia denunció que las heridas fueron calificadas como “leves”

La familia de la víctima del maltratador de Jerez denunció que las heridas que sufrió la chica fuero calificadas por los forenses como “leves”. La víctima ha necesitado ayuda psicológica mientras se recuperaba de las heridas sufridas por todas las partes de su cuerpo. Uno de los momentos más duros de la agresión, fue cuando el joven, tras golpearla, le dijo: “Ahora te vas a bañar con agua fría como los perros”. La menor explicó que cuando terminó de bañarla le volvió a golpear.

Desde 2003, cuando se empezaron a recopilar datos, más de 1.130 mujeres han sido asesinadas por violencia de género en España. El número 016 está habilitado para atender las 24 horas a víctimas de violencia de género y en 52 idiomas diferentes. Ante una situación de emergencia, las víctimas pueden llamar a los teléfonos de la Policía Nacional (091) y de la Guardia Civil (062), como también al 112. La aplicación ‘Alertcops’ envía una señal de alerta a la Policía con geolocalización en caso de no poder llamar a las autoridades.