España logró el pasado mes de julio 140.000 millones de euros de fondos europeos para intentar sacar a la economía patria de la recesión provocada por la crisis del coronavirus. Pues bien, el Ejecutivo ha renunciado a pedir ahora casi 70.000 millones de euros del dinero total. El plan de Economía es reclamar de momento solo las ayudas directas a fondo perdido, unos 72.000 millones, pero no solicitar a coroto plazo los 68.000 millones en préstamos a devolver. 

Lo ha asegurado este lunes la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, en una entrevista en RNE. Calviño ha explicado que el plan del Gobierno pasa por utilizar en una primera fase los 72.000 millones de transferencias, que hay que ejecutar entre 2021 y 2023, y luego recurrir a los créditos, cuyo plazo de utilización es mayor, de seis años. 

La ministra socialista ha reconocido en la entrevista que la economía atraviesa un momento de «altísima incertidumbre», que continuará en 2021, y ha confiado en que crecerá en el cuarto trimestre gracias a que los indicadores positivos son más numerosos que los negativos. Aunque no ha dado cifras, sí ha asegurado que el PIB aumentará por encima del 1,5% que apuntan algunos organismos.

De cara al próximo año, ha subrayado la necesidad de aprobar con el máximo apoyo posible los Presupuestos, ya que incorporarán 27.000 millones de euros de inversiones asociadas a los fondos europeos que se pondrán en marcha lo antes posible, incluso aunque la llegada de recursos se retrase. 

Calviño ha manifestado además que el Gobierno va a mantener los esquemas de apoyo a los autónomos y a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) «mientras sea necesario», aunque ha advertido de que las ayudas se adaptarán a las condiciones específicas porque «tienen un elevadísimo coste fiscal» y es necesario hacer «una buena gestión de esos recursos». 

VOLVER A PORTADA

📢Compartir en...👇