La aerolínea de Globalia ya ha comenzado a compartir con la Sociedad Estatal de Participaciones (SEPI) el detalle de su situación económica y financiera para acelerar el cierre de la ayuda que necesita para sobrevivir al efecto de la COVID-19 sobre su negocio y la preparación de la venta a Iberia.

A mediados de julio se supo que Globalia negocia un rescate sin la entrada del Estado en su capital que ha solicitado ayuda del Gobierno para hacer frente a la crisis creada por la COVID sin que la Administración entre en su accionariado.

No obstante, las mismas fuentes señalan que “todavía no se ha decidido cómo se instrumentaría dicha ayuda en esta compañía”. Por tanto, aún no se ha definido si el apoyo público financiero se realizará vía concesión de préstamos participativos, de compra de deuda subordinada, o de suscripción de acciones, que seguiría sin estar descartado.

Según informó HOSTELTUR en Globalia, con fusiones en tres frentes y muchas incógnitas por resolver, la matriz de Air Europa tiene tres grandes operaciones por cerrar, en las que ponen en juego la supervivencia, la caja y el liderazgo.

Iberia presiona con el precio y también sembrando dudas sobre si finalmente se va a producir la operación. El pasado viernes, tras su presentación de resultados, International Airlines Group (IAG) explicaba que continúa “activamente” las conversaciones con Globalia respecto a una “posible reestructuración” de la compra de Air Europa, teniendo en cuenta el impacto de la COVID-19, según Javier Ferrán presidirá IAG, lanzada a la compra de Air Europa, y para dejar claro la posición de la compañía en la negociación Willie Walsh añadía que “aún se está en negociaciones con Air Europa para la adquisición, por lo que aún no se ha llegado a ningún acuerdo formal”.