escasez de trabajadores en España provocada por los casi dos años de pandemia ha llevado al Ministerio de Inclusión y Seguridad Social a relajar los requisitos para contratar fuerza laboral en el país de origen.

Esta falta de mano de obra ha atacado directamente a algunos de los sectores más castigados en el computo de la pandemia como la agricultura, la construcción o la hostelería, actividades que habitualmente emplean abundante empleo inmigrante.

“Impulsar la migración regular, segura y ordenada”

La nueva norma impulsa a los empresarios a contratar trabajadores que ni residen ni están actualmente en España, pero que ocuparán puestos con una cobertura complicada para trabajadores nacionales, a pesar de que España actualmente acumula una tasa de paro del 14,5%.

José Luis Escrivá, ministro de Inclusión y Seguridad Social, ha declarado que la conocida como migración circular es una de las herramientas más efectivas para “impulsar la migración regular, segura y ordenada”.

Población envejecida

Actualmente, el país cuenta con casi el 20% de ciudadanos de más de 65 años, una tendencia, que según los datos registrados continuará al alza en los próximos años. De acuerdo a los datos recogidos, España necesitará la llegada de al menos 255.000 inmigrantes cada año hasta 2050 para compensar el envejecimiento de la población.

Al respecto, el titular de Inclusión y Seguridad Social, ha señalado que este problema podría hacer peligrar el sistema de pensiones.

Según el ‘Panorama de las Pensiones 2021’ de la OCDE publicado a principios de mes, en 2060 la población activa podría reducirse más de una cuarta parte en la mayoría de los países del sur, centro y este de Europa, así como en Japón y Corea.

 

VOLVER A PORTADA