La perspectiva de un verano en casa, sin vacaciones y sin playa, como consecuencia de las limitaciones impuestas para desplazarse entre provincias durante la desescalada, ha disparado la venta de piscinas desmontables. “Hay una auténtica fiebre, no damos a basto a fabricar para cubrir la demanda que tenemos”, explica Eduardo Córdoba, de Manufacturas Gre, uno de los principales fabricantes de este tipo de piscinas en España.

 

Una fiebre que también viene provocada, principalmente en las zonas del interior, por la incógnita sobre si abrirán o no las piscinas comunitarias y municipales.

Colapso en las fábricas

Después de 20 días paradas por la alerta sanitaria, las fábricas de piscinas, han visto como se les han acumulado los pedidos. Además, se encuentran con que no tienen material suficiente, una gran parte procedente de China, para seguir trabajando en las cadenas de montaje. “Es una bola que cada vez se está haciendo más grande. Hace dos meses fue el papel higiénico y ahora son las piscinas desmontables”, asegura Eduardo Córdoba.

Un desabastecimiento que sufren los clientes, desesperados por encontrar una de estas piscinas para combatir el calor del verano, pero sobretodo para evitar el aburrimiento de los más pequeños de la casa. “La gente está viendo la que les espera con los niños sin poder salir de veraneo y todo el que tiene un pequeño terreno quiere una, aunque vamos a ver piscinas hasta en los balcones”, afirma Guillermo Catalá, gerente de piscinas Euca.

 

En esta empresa de venta y montaje de piscinas, cuentan ya con lista de espera y el plazo de entrega e instalación es de cuatro semanas. “Dada la situación, a los clientes ya les da igual la forma, los acabados o la medida, lo que quieren es asegurarse que tendrán la piscina cuanto antes”, explica.

Lo que sí que se mira son los precios de estas piscinas, que van desde los 1.000 hasta más de 7.000 euros, dependiendo de las medidas y de los materiales utilizados. Además, del precio, el otro gran inconveniente es la instalación. “Los más manitas pueden montar algún modelo, pero la gran mayoría requieren que un técnico las instale e incluso hay algunas que necesitan una pequeña obra”, explica Diego Hernando de Urbanpool.

Piscinas hinchables: la opción más económica

Para los miles de españoles que ya han sufrido el golpe económico de esta crisis y no pueden permitirse grandes dispendios, existe una opción más económica, las piscinas hinchables. Sin embargo, hay que darse prisa, porque los modelos más baratos ya están agotados en tiendas especializadas y en grandes plataformas de venta online como Amazon