subida a la luz se traduce en facturas impensables hace tan solo unos meses, pero entender qué está ocurriendo no resulta nada sencillo. Para despejar las dudas, el economista Ignacio Conde Ruiz responde en directo a las preguntas de Matías Prats en Antena 3 Noticias Fin de Semana.

¿Por qué las subidas de las tarifas ocurren justo ahora?

Digamos que el cambio de tarifa fue en junio y ha tenido un impacto mínimo muy menor. La explicación no reside en la parte regulada de la tarifa, sino en la parte libre en la que se vende lo que le llaman el ‘pool eléctrico’ y tiene una explicación. El Banco de España, por ejemplo, nos advirtió que viene sobre todo justificado por una subida de los precios del gas en los precios internacionales y por los derechos de emisión que mete la Unión Europea para frenar el cambio climático.

Es importante también hacer ver que esto es una subida en toda Europa, no sólo en España y, por lo tanto, quizá requiera también una solución a nivel europeo. También, a nivel español quizás se pueda mejorar el bono social a las familias vulnerables o tramitar de urgencia dos leyes que están en el Parlamento que también sabemos que podrían abaratar la luz entre un 15 un 20% porque los precios de futuros nos dicen que la luz va a estar elevada en los próximos dos años.

¿Qué le parece la creación de empresas públicas eléctricas?

Yo no soy partidario de esto porque son recetas de los años 80 que sabemos que no han funcionado. Lo que sí que tiene que ocurrir aquí es que tiene que haber una regulación, es decir, la regulación tiene que ser de tal forma que vele siempre el interés general y tiene que ser la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia la que vele por que se compita en igualdad en el mercado funcionando a pleno rendimiento. Si esta última observa algún tipo de comportamiento colusorio entre las empresas que suben los precios, debería sancionarles de verdad.

La solución sabemos que no va por nacionalizar empresas privadas, sino va por regularlas porque sabemos que al final una buena regulación permite ganar el dinamismo del sector privado y a su vez conseguir que los precios sean bajos para los consumidores.

¿Está de acuerdo en que la subida del salario mínimo varíe según la comunidad autónoma?

Hay un punto de razón que tiene la CEOE, que es advertir de que el problema del mercado laboral no es el salario mínimo, sino la altísima rotación y precariedad en la que se contrata a los trabajadores y se despide por semanas, etc. Esto no se va a arreglar subiendo el salario mínimo.

Dicho esto, sabemos que el salario mínimo es positivo y es bueno que sea digno y, si así no es, debe subir. También tenemos que entender que hay perdedores en el salario mínimo, aunque en el agregado todos ganemos. Esto tiene que ver con los trabajadores con menos productividad, los trabajadores más jóvenes sin experiencia y con el coste de vida. Por lo tanto, quizás sí que tenga sentido para reducir el el número de los trabajadores que van a ser perjudicados llevar a cabo esta propuesta u otras como algún tipo de complemento salarial.

Se trata de ver quién sale perjudicado y, efectivamente, si hay más regiones en la que sale más porcentaje de trabajadores perjudicados, y llevar a cabo acciones compensatorias para evitar que eso así ocurra. Me parece una medida bastante interesante que, desde luego, merecería estudiarla y analizarla en profundidad.

¿Cómo valora la medida de alargar los ERTE?

Los ERTE han sido un éxito y han amortiguado el golpe durante la pandemia, pero es cierto que la salida de trabajadores de los ERTE se está ralentizando. En el mes de agosto ya salieron la mitad los que habían seguido el mes de julio. Yo no haría una prórroga generalizada, conviene hacer un trabajo fino, empresa a empresa, y es posible que algunas empresas que son viables convenga a seguir prolongando los ERTE, pero también es cierto que si alguna empresa ya no es viable quizás para estas empresas que tienen estos cambios estructurales el prolongar los ERTE puede retrasar un ajuste que es necesario.

 

VOLVER A PORTADA