Una mujer de 65 años ha sido hallada muerta en su domicilio de la localidad alicantina de Alcoy alrededor de las 7:00 horas de este martes “con varias heridas inciso-contusas a la altura del pecho y un cinturón atado en el cuello, además de otras lesiones físicas”, según informan fuentes policiales.

Una dotación de la Policía Nacional se dirigió al inmueble tras una llamada al 112. Una de las hijas de la víctima, de 42 años de edad, abrió voluntariamente la puerta de la vivienda y ella misma aseguró a los agentes que era “la autora de los hechos”.

La unidad del SAMU que acudió para asistir a la víctima, tras recibir la llamada a Emergencias (a las 07:15 horas), sólo pudo confirmar su muerte, según ha informado el Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU).

La patrulla que se personó en el lugar “activó el protocolo de delitos violentos”, con el objetivo de “preservar el escenario del crimen” hasta la llegada de la comisión judicial, el médico forense y los especialistas de Policía Científica.

El móvil del presunto parricidio

La mujer que dijo ser la asesina fue detenida y trasladada a las dependencias de la Comisaría de Policía Nacional de Alcoy. De momento, no ha sido puesta a disposición judicial. El caso aún se encuentra en fase de investigación. Una de las incógnitas es el móvil del presunto parricidio.

Otra de las hijas de la fallecida, que no se encontraba en el lugar de los hechos, fue quien informó a los agentes de policía de que su hermana, quien -según relató- tiene problemas psicológicos y residía temporalmente con la madre, la mató “tras una discusión en el interior de la vivienda”.