– Ejecutada la obra hidráulica para evitar inundaciones en la confluencia de los ríos Moscas y Júcar.

– La Confederación admite que el plan de cuenca del Júcar reduce “asignaciones, no disponibilidad”

El Ayuntamiento de Cuenca va a iniciar la conexión peatonal entre el Paseo del Júcar y el del Huécar, bajo el Puente de la Trinidad que da acceso al Casco Antiguo de Cuenca, tras recibir el visto bueno de la Confederación Hidrográfica y de Patrimonio de la Junta de Comunidades.

Así lo han avanzado este viernes el alcalde de la ciudad, Darío Dolz, y el presidente de la Confederación, Miguel Polo, que han visitado la zona en la que se va a abrir un vano de 2,5 por 2,5 metros en el Puente de la Trinidad, y así permitir el tránsito hacia la desembocadura del Huécar en el Júcar, y continuar por el paseo peatonal que, mediante pasarelas, recorre la orilla del río.

Dolz ha explicado en declaraciones a los medios de comunicación que el proyecto se va a encargar “de forma inmediata” y ha confiado en que “esté en algo más de un mes” para ser posteriormente ser licitado por el Consorcio de la Ciudad de Cuenca.

El Ayuntamiento ha barajado hasta seis alternativas para esta conexión, que debían respetar el patrimonio histórico, el medio ambiente y reducir el impacto visual.

El concejal de Patrimonio, Miguel Ángel Valero, ha indicado que han optado por esta solución para abrir “un vano que cumple con la normativa de accesibilidad con unas rampas, muchas de ellas trasparentes, para que cuando la gente pase pueda ver el arco del siglo XVI del aliviadero del antiguo puente en la parte inferior”.

Por su parte, el presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar ha respaldado el proyecto, y ha mostrado su esperanza de que “cuanto antes esté realizada esta obra y se dé continuidad al paseo”.

También ha visitado las obras para evitar inundaciones en la desembocadura del río Moscas en el Júcar, que están a un 70% de ejecución y que ha calculado que pueden estar terminadas a finales de este año o principios del próximo, ya que sólo falta por acometer la regeneración de ribera.

PLAN DE CUENCA DEL JÚCAR

Por otra parte, el presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ha indicado que el borrador del Plan Hidrológico de la demarcación del Júcar “se ha hecho ajustando los números a la realidad” y ha defendido que hay una reducción “general de asignaciones, pero no de disponibilidad”.

Tras la salida a información pública hace unos días de los borradores de los planes hidrológicos, Polo ha manifestado en declaraciones a los medios de comunicación en Cuenca que en el plan anterior “había asignaciones, sobre todo para abastecimientos, muy por encima del uso real, y en este plan se han ajustado los números a la necesidad de los recursos, pero eso no supone reducir la disponibilidad”.

En cuanto a regadíos, ha apuntado que existían también asignaciones “sobre todo en el tramo bajo del río, en el canal Júcar-Turia, en Valencia, con una asignación muy superior a la demanda”.

En este sentido, ha considerado que “en los planes anteriores había mucha agua en papel, que luego no existía”.

Respecto a las reservas, Polo ha calificado la situación de los embalses de la cuenca de “extraordinaria”, con una media del 60% de capacidad de almacenamiento.

Ha apuntado además que la atención a las demandas de regadío se hará desde el embalse de Contreras, con lo que “Alarcón seguirá almacenando agua, lo que asegura la disponibilidad de recursos al menos para dos años”.

Polo ha visitado Cuenca en compañía del delegado del gobierno, Francisco Tierraseca, que ha destacado el compromiso del Ejecutivo central con la ciudad de Cuenca, donde se ha realizado una inversión de dos millones de euros en el proyecto para evitar inundaciones en el curso del río a su paso por la ciudad.