La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por un nivel elevado de azúcar en la sangre.

Existen dos tipos principales de diabetes: la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2. La diabetes tipo 1 se produce cuando el cuerpo no puede producir insulina, mientras que la diabetes tipo 2 se produce cuando el cuerpo no puede utilizar la insulina de manera eficaz.

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza porque hay un exceso de glucosa en sangre. Esto es debido a que el páncreas no sintetiza la insulina suficiente o, directamente, no la produce. Si no se controla, puede derivar en un coma diabético o en la muerte.

No existe una cura para la diabetes, pero se puede controlar mediante el uso de medicamentos, el seguimiento de una dieta saludable y el ejercicio.

Una persona con diabetes necesitará tomar insulina todos los días para mantener un nivel saludable de azúcar en la sangre.

La insulina es una hormona producida por el páncreas, un órgano situado detrás del estómago. La insulina es necesaria para que el cuerpo pueda utilizar el azúcar (glucosa) como energía. El cuerpo produce azúcar a partir de otros alimentos, el azúcar se almacena en el cuerpo para ser utilizado como energía entre las comidas, la insulina se utiliza para ayudar al cuerpo a mover el azúcar en la sangre hasta las células, las células necesitan el azúcar para convertirlo en energía para el cuerpo.

La diabetes tipo 1 se produce cuando el cuerpo no puede producir insulina, cuando una persona no produce insulina, el cuerpo no puede mover el azúcar desde la sangre hasta las células, lo que provoca un nivel elevado de azúcar en la sangre. La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune, lo que significa que el cuerpo no puede producir insulina porque el sistema inmunitario está atacando a las células del páncreas que producen insulina. La diabetes tipo 1 se produce generalmente en niños o adolescentes. Una persona con diabetes tipo 1 necesitará tomar insulina todos los días para mantener un nivel saludable de azúcar en la sangre.

La diabetes tipo 2 se produce cuando el cuerpo no puede utilizar la insulina de manera eficaz, cuando una persona no puede utilizar la insulina de manera eficaz, el cuerpo no puede mover el azúcar desde la sangre hasta las células, lo que provoca un nivel elevado de azúcar en la sangre. La diabetes tipo 2 se produce generalmente en adultos. Una persona con diabetes tipo 2 puede necesitar tomar medicamentos para ayudar al cuerpo a utilizar la insulina de manera eficaz.

Existe un tercer tipo de diabetes que es la gestacional, la diabetes gestacional se produce en el embarazo, normalmente al final del segundo trimestre es cuando da la cara y por supuesto es muy importante controlarla, esta diabetes suele desaparecer en la madre después del parto.

La diabetes y la dieta

La dieta para la diabetes es un conjunto de pautas alimentarias que tienen como objetivo principal mantener los niveles de glucosa en sangre lo más cercano a la normalidad posible. Para ello, es necesario controlar la ingesta de carbohidratos, ya que estos son los nutrientes que más afectan a la glucosa.

Los carbohidratos se dividen en dos grandes grupos: los simples (azúcares) y los complejos (almidones). Los primeros se absorben más rápidamente y, por lo tanto, provocan un aumento de la glucosa más rápido, los segundos, por su parte, se absorben más lentamente y, por lo tanto, provocan un aumento de la glucosa más lento.

La dieta para la diabetes debe estar equilibrada y variada, es decir, debe incluir alimentos de todos los grupos:

1. Frutas y verduras: deben estar presentes en todas las comidas.

2. Proteínas: carnes magras, pescados, huevos, legumbres, tofu, etc.

3. Carbohidratos: pan, pasta, arroz, cereales, etc. (muy controlados)

4. Lácteos: leche, yogur, queso, etc.

5. Grasas: aceite de oliva, aceite de coco, mantequilla, etc.

La cantidad de carbohidratos que se debe consumir depende de muchos factores, como el tipo de diabetes, el estado de salud, el peso, la edad, el nivel de actividad física, etc. Por lo tanto, es importante que consultes con tu médico o nutricionista para que te ayude a establecer una dieta adecuada para ti.

Ejercicio

El ejercicio es una parte importante del control de la diabetes. Ayuda a mantener el nivel de azúcar en sangre en un rango normal y también puede ayudar a reducir el riesgo de complicaciones de la diabetes.

El ejercicio también puede hacer que se sienta mejor y mejorar su capacidad para controlar la diabetes.

El ejercicio no tiene que ser intenso para ser efectivo, simplemente puede caminar, andar en bicicleta, nadar, bailar o hacer otras actividades físicas que le gusten, lo importante es que se mueva a diario.

La American Diabetes Association recomienda que la mayoría de las personas con diabetes hagan al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico de moderado a vigoroso cinco días a la semana, si no puede hacer 30 minutos de ejercicio de una sola vez, puede hacerlo en períodos de 10 o 15 minutos durante el día.

Si tiene diabetes, es importante hablar con su médico antes de comenzar a hacer ejercicio, algunas personas con diabetes pueden necesitar tomar medicamentos para el control de la glucosa en sangre antes, durante y después del ejercicio para evitar un nivel bajo de azúcar en sangre.

También es importante tomar unos pocos pasos para protegerse del calor y la humedad. Beba mucha agua y lleve una botella cuando haga ejercicio. También puede llevar una comida o un refrigerio si necesita comer durante el ejercicio.

A pesar de que la diabetes puede ser una enfermedad muy seria, con el tratamiento adecuado y un buen estilo de vida, muchas personas con diabetes pueden llevar una vida normal y saludable. Vivir con diabetes requiere un poco de planeación y cuidado, pero con la ayuda de su equipo de atención médica, usted puede aprender a manejar su enfermedad y seguir disfrutando de su vida.