Isabel II abrirá este jueves las grandes celebraciones del jubileo de platino, sus 70 años de reinado, destinadas a redorar la imagen de la monarquía en tiempos difíciles. Lo hará desde el balcón del Palacio de Buckingham, donde realizará dos apariciones.

La reina, que ya tiene 96 años, afirmó que “espera que los próximos días sean una oportunidad para reflexionar sobre todo lo que se ha logrado durante los últimos setenta años, mientras miramos al futuro con confianza y entusiasmo” en medio de rumores acerca de su precario estado de salud y con una tormenta mediática desatada por los continuos escándalos que no dejan en paz a la familia real los últimos años.

Muchas personas ya acampan en los alrededores de The Mall, la avenida londinense, para reservar un lugar desde donde poder ver con nitidez el ‘Desfile del Estandarte’ en el que unos 1.500 militares de la guardia real, con sus bandas musicales y caballos, abrirán los cuatro días de celebraciones . La reina saludará a las tropas desde el balcón

Este desfile se realiza desde hace 250 años para conmemorar el cumpleaños oficial del monarca. No se celebró en 2020 y 2021 por el covid pero este año coincide con el inicio del jubileo de platino.

No hace mucho tiempo la propia Isabel II era capaz de realizar la ceremonia de saludo a las tropas montada a caballo. Pero este año será remplazada por el príncipe Carlos, que a sus 73 años va asumiendo funciones en una larguísima transición. Carlos inspeccionará las tropas en nombre de la reina, acompañado por su hijo Guillermo, de 39 años.

Otros miembros de la familia real llegarán en carruajes para presenciar el desfile que recorrerá The Mall hasta llegar al palacio de Buckingham.

El acto de hoy terminará con unos 70 aviones de las fuerza aérea sobrevolando el palacio y una segunda aparición de la reina, flanqueada por los principales miembros de la familia real para saludar a la multitud.

Las celebraciones se prolongarán hasta el domingo con otro desfile, una misa de acción de gracias, carreras de caballos, un concierto pop donde estarán presentes los artistas favoritos de la reina Isabel II y decenas de miles pícnics y comidas al aire.

Para no generar polémicas, en los actos públicos se ha evitado la presencia del príncipe Andrés, el tercer hijo de la reina, alejado de la primera línea de la familia real por estar involucrado en un escándalo de agresión sexual a menor en Estados Unidos. Tampoco estarán el príncipe Enrique y su esposa la exactriz estadounidense Meghan Markle que en 2020 decidieron irse a vivir a California para poner distancia con la familia real a la que han llegado a acusar incluso de racismo