oficinas de asilo de Tarajan han colapsado en la mañana de este lunes como respuesta al efecto llamada que ha provocado la salida de algunos marroquíes de Ceuta con destino a la Península Ibérica. Los agentes de policía ya advirtieron de la posibilidad de que esto sucediera y finalmente se han revivido escenas de aglomeraciones en los accesos, al igual que en los que se dieron en la crisis migratoria en mayo.

Tanto los accesos como el espacio fronterizo han quedado bloqueados, ya que hasta la oficina han acudido varones o familiar completas con el objetivo de ser atendido por la Policía para que les atendieran en estas solicitudes de asilo.

Un colapso anunciado

Todos los que han acudido pretendían llevar a cabo las solicitudes de asilo que se realizan en las oficinas de Tarajan. Habitualmente, la mayoría de ellas se admiten a trámite sin mayores problemas, lo que permite a los individuos, una vez cumplido el periodo completado, moverse por el territorio español sin ningún tipo de veto.

Este colapso lo anunció la Policía, al asegurar que esto podría repetirse. Más aún, tras conocerse los primeros datos oficiales en torno al asilo la semana pasada, cuando se contabilizaron en un solo mes más de 300 solicitudes, más en este periodo que en todo el año 2020.

Evitar volver a su país

Todos los marroquíes que acuden a estas oficinas lo hacen con el anhelo de evitar volver a su país, algo que sucede si la entrada se produjo en mayo, ya que no quieren regresar de manera voluntaria.

Esta oficina la inauguró el entonces ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, en marzo de 2015. Desde entonces, no ha funcionado y ha comenzado a llevar a cabo su actividad en estos momentos, sobre todo a partir de marzo, al recibir todas las peticiones de asilo por parte de inmigrantes marroquíes.