Una condena que se ha revisado en Ciudad Real tras la entrada en vigor de la ley del ‘solo sí es si’ ha rebajado en un año la pena a un agresor sexual, según ha avanzado la consejera de Igualdad de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández

Una condena que se ha revisado en Ciudad Real tras la entrada en vigor de la ley del ‘solo sí es si’ ha rebajado en un año la pena a un agresor sexual, de nueve a ocho años, según ha avanzado la consejera de Igualdad de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, quien ha pedido a la ministra Irene Montero “con el corazón en la mano” una reflexión “profunda” y una revisión de lo que atañe a las penas.

Se trata de un agresor sexual de Ciudad Real que fue condenado a 9 años de prisión que se han reducido a ocho. La reducción no implica cambios en el resto de la pena inicialmente acordada, por lo que se mantiene la prohibición de acercarse a la víctima o a su domicilio, o lugar de trabajo a una distancia inferior a 300 metros, y de comunicarse con ella por cualquier medio o procedimiento durante 10 años, así como a someterse a programas formativos de educación sexual en tal plazo, en la forma que viene impuesta.

Los fundamentos aplicados en esta reducción vienen marcados por los cambios de la ley del ‘solo sí es sí’. “La nueva redacción del tipo básico de agresión sexual con acceso carnal amplía el arco punitivo, rebajando el mínimo de la pena (de seis a cuatro años) y manteniendo inalterado el máximo (doce años)”. De este modo se indica que los nueve años de condena quedan fuera de la mitad inferior de la prevista para el tipo (de 4 a 8 años) y en la sentencia se indicó que imponía la prisión en el “límite superior de la mitad inferior de la pena base legalmente imponible”. Por este motivo, al reducirse dicho límite se hace necesario reducir en un año la pena de los nueve a los ocho años. 

En una comparecencia en las Cortes de Castilla-La Mancha, antes de comparecer en la Comisión de Economía y Presupuestos para informar de su presupuesto para 2023, la consejera ha señalado que hasta ayer no tenían conocimiento de ningún caso en la comunidad autónoma pero ya saben de un caso en Ciudad Real.

“Vuelvo a reiterar la petición que he hecho a la ministra, con el corazón en la mano”, ha señalado la consejera quien ha pedido una “reflexión profunda” de la ley ya que en general es “magnífica” pero debe revisarse lo que afecta a las penas.

Ha explicado que esta ley surgió tras la movilización de la ciudadanía después de la “atroz violación de la manada”, y ha apuntado que la población y los políticos reaccionaron “pero no para bajar las condenas” a los agresores.

VOLVER A PORTADA