El presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha avanzado este lunes, en Nerpio (Albacete), que espera celebrar este sábado un Consejo de Gobierno Extraordinario “para evaluar y tomar nuevas decisiones” en relación a la lucha contra el coronavirus y poder rebajar las medidas de restricción.

“Nuestro objetivo sería poder rebajar un poco más las medidas de contención, porque la ciudadanía se está portando muy bien”, ha dicho el presidente de la Junta, que no obstante ha afirmado que no dudarán en adoptar de nuevo más restricciones “si las cosas se vuelven a complicar”.

En este sentido, ha desvelado que “más de 3.000 ciudadanos han evitado su ingreso en el hospital gracias a que nos pusimos duros”, ha dicho García-Page.

“A nadie le gusta tener que cerrar un bar ni un comercio ni decirle a la gente que a las diez en casa”, ha afirmado García-Page, que ha pedido “cautela y cumplimiento estricto de las leyes” a la población para poder seguir levantando restricciones.

Ha defendido que “se trata de intentar que la economía se recupere”.

“Creo que puede ir muy bien en Semana Santa, como tuvimos en verano en buena parte de nuestras zonas rurales, se trata de ir combinando, pero siempre teniendo en cuenta que mandan los profesionales de la salud pública, a quienes no solamente hay que aplaudir en los balcones, hay que hacerles caso”, ha defendido el presidente de la Junta.

Y sobre la vacunación frente a la covid se ha mostrado convencido de que los “mayores de 65-70 años pueden estar vacunados todos a lo largo del verano” y ha considerado que ello permitiría “abordar el otoño” con una “relativa normalidad”.

En concreto, ha avanzado que el Gobierno de Castilla-La Mancha empieza esta semana la vacunación contra la covid-19 a mayores de 95 años y la próxima semana hará lo propio con los mayores de 80