El diputado regional del PSOE por Ciudad Real, Pablo Camacho, celebra el registro del presupuesto en las Cortes en los cuales “se incrementa en casi 28 millones de euros las inversiones que se realizarán en la provincia de Ciudad Real para el año 2022”.
Unos Presupuestos que “demuestran que el presidente Page tiene una hoja de ruta clara para gobernar nuestra región, y que permitirá que ésta siga avanzando, con cinco objetivos muy definidos” añadía el parlamentario socialista, tales como “recuperar la senda de creación de riqueza y empleo, impulsar la recuperación social tras la pandemia, modernizar nuestro tejido productivo, fortalecer el Estado del Bienestar para garantizar la cohesión social, y también, afrontar con determinación el reto demográfico para que toda la ciudadanía, resida donde resida, tenga las mismas oportunidades, los mismos derechos y el mismo acceso a los servicios públicos” explicaba.
Considera Camacho que el Gobierno del presidente Page “tiene en su ADN un claro componente de compromiso social que se ve reflejado en estos presupuestos, tanto es así que el 70% del gasto no financiero para el año 2022 se dedicará a fortalecer el Estado del Bienestar, es decir, a fortalecer unos servicios sociales de calidad, una sanidad pública con mejores equipamientos y más profesionales, y una educación pública con mejores recursos educativos y más docentes”.
Este modelo es el opuesto al que el Partido Popular de Castilla-La Mancha realizó en la legislatura del 2011 al 2015, “donde hubo un deterioro notable de los servicios públicos, donde la tónica habitual eran los despidos y eran los recortes”.

“Si en el año 2015 el Partido Popular destinaba 4.500 millones de euros en financiar el Estado del Bienestar, el presidente Page en el próximo año destinará 6.758 millones de euros”.
Respecto al modelo de política fiscal, lo cierto es que “Cospedal creó e incrementó hasta 200 tasas e impuestos en Castilla-La Mancha, es más, a algunas se les denominó `las tasas de la vergüenza´, porque iban dirigidas a los más vulnerables, a las personas con discapacidad y con dependencia”. Tasas que el presidente Page “eliminó en el año 2015, nada más acceder al gobierno” recuerda Pablo Camacho.
A juicio del parlamentario del PSOE, “el debate no debe estar en si es conveniente subir o bajar los impuestos, sino a quién se le debe subir y a quién se le debe bajar, eso es equilibrio fiscal para conseguir una mejor cohesión social”. Por ello, desde el Gobierno regional, “reducimos para el año 2022 los impuestos en tres direcciones: a las familias para reducir su carga fiscal, a las empresas para incentivar el crecimiento económico, y con importantes incentivos fiscales para luchar contra la despoblación”.
Destaca Camacho que “son unos presupuestos para Castilla-La Mancha que han sido elaborados desde el diálogo social, en los que se han alcanzado importantes acuerdos con los agentes económicos y sociales los cuales, permitirán una salida justa a una crisis derivada de la pandemia” Y lo haremos también, “aprovechando al máximo los recursos extraordinarios provenientes de Europa a pesar de la traición del Partido Popular que votó en contra en el Parlamento Europeo de que esos fondos llegaran a nuestro país”.
Dentro del Plan Next Generation, para Castilla-La Mancha hay ya comprometidos 728 millones de euros que irán destinados a la educación y a la formación de nuestros jóvenes (19%), a la lucha contra la despoblación (15,7%), a mejorar la competitividad de nuestras empresas (15,5 %), a desarrollar políticas activas de empleo para mejorar la empleabilidad de los desempleados (14,3%), y a reforzar y mejorar el sistema sanitario (13,9%).
En lo que respecta a la provincia ciudadrealeña, destacaba el diputado socialista que, en el capítulo de inversiones, “se pasa de 49,4 millones de euros en 2021, a 77,3 millones de euros en 2022, es decir, se incrementa en casi 28 millones de euros las inversiones que se realizarán en nuestra provincia en el año 2022”
En otro orden de asuntos, destacaba Camacho también el avance del INE “que indica que el PIB, en el tercer trimestre ha crecido un 2%, esto es una tasa trimestral, es decir, 2% respecto al trimestre anterior, lo cual en términos anualizados supone más de un 8%”
“Junto con los datos de la EPA conocidos ayer, este dato del PIB confirma que durante el tercer trimestre la recuperación se ha acelerado, es decir que durante verano el avance en la campaña de vacunación y la mejora de la movilidad han impulsado el crecimiento de la actividad y del empleo” concluía.

VOLVER A PORTADA