El atleta catalán David March ha tratado de comprobar qué es más rápido, el hombre o una máquina, y para ello le ha echado una carrera al metro de Barcelona.

Se baja de una estación para intentar coger el mismo metro dos paradas más tarde, algo que logra, llega a la vez que la convoy. Cumplido el reto lo ha intentado con el tranvía, aunque esta vez con tres estaciones de diferencia, y una vez más lo ha logrado, llega a tiempo para volver a subirse al vagón.

Todo comenzó como un intento de ganar al autobús y ahora lo ha logrado con el metro y tranvía demostrando que “el hombre puede ir más rápido que una máquina”.