Empieza el verano para los más pequeños y junto a ello un gran problema para aquellos padres y madres que continúan trabajando y no pueden hacerse cargo de sus hijos. Aquí es donde muchos abuelos se encargan de cuidar a sus nietos, y nada mejor que los campamentos de verano que suponen una gran ayuda para conciliar la vida familiar y laboral. Los abuelos acuden con sus nietos a estos campamentos, los hay de todo tipo y adaptados a todos los bolsillos. Muchos ayuntamientos organizan estos campus durante el mes de julio donde los abuelos también pueden disfrutar de actividades con sus nietos, partidas de damas, ajedrez, cartas, juegos con pistolas de agua, e incluso clases de inglés para todas las edades.

La asociación de mayores ACUMAFU ofrece esta modalidad para que abuelos y nietos compartan tiempo juntos intercambiando diversión y experiencias, aprovechando las vacaciones escolares. El principal objetivo del programa es que los abuelos puedan cuidar a sus nietos en vacaciones mientras se potencian las relaciones intergeneracionales.

El presidente de ACUMAFU, Marcelo Cornellá ha explicado en la Ser Madrid Sur que esta campaña surgió cuando vio a “dos hermanas discutir en el supermercado sobre lo que iban a hacer con su madre en vacaciones”, porque cuando “llega el momento de marcharnos de vacaciones y los hijos ya no se los llevan con ellos, así que está el problema de qué hacer con los padres”.

El campamento intergeneracional como alternativa

La campaña quiere visibilizar la situación de muchas familias ante la dificultad de hacerse cargo de sus hijos en las vacaciones de verano, y para ello ofrece alternativas, aunque creen que la primera opción debe ser la de contar con los abuelos cuando se organicen las vacaciones de verano. En caso de que esto no sea así, es cuando entran en juego estos campamentos de verano y todas las actividades que ofrecen para que niños y mayores disfruten.