10 años inmovilizado en la cama, un tetrapléjico de 43 años se convierte en la primera persona que ha obtenido una autorización para realizar el suicidio asistido médicamente en Italia.

El Tribunal Constitucional italiano estableció este derecho mediante una sentencia el pasado 2019. La Asociación Luca Coscioni lleva luchando muchos años para conseguir una ley reguladora de la eutanasia en Italia. Hoy ha anunciado que “el Comité de Ética (del servicio sanitario público) constató que el hombre se encuentra dentro de las condiciones establecidas por el Consejo para acceder al suicidio asistido, por primera vez en Italia”.

Más de un año de solicitudes

Este hombre se ha identificado con el nombre ficticio de ‘Mario’ para mantener en secreto su identidad. El sujeto llevaba más de un año intentando solicitar este procedimiento al hospital de la región italiana de Las Marcas. En el centro pedían una verificación de sus condiciones de salud para acceder a una droga letal establecida dentro de la legalidad italiana para acabar con su sufrimiento.

Mario al fin pudo obtener una opinión favorable del Comité de Ética tras la negativa del Servicio Regional de Las Marcas (ASUR), varias advertencias legales a la ASUR y la decisión final del Tribunal de Ancona. En el Comité de Ética, un grupo de especialistas confirmaron que tiene el derecho al acceso legal al suicidio asistido.

El paciente al conocer la decisión final, ha realizado un comunicado junto a la Asociación Coscioni, la cual le ha acompañado durante todo el camino para lograr su deseo. “Me siento más ligero, me he liberado de toda la tensión acumulada en los últimos años”, explicaba el paciente.

“Es muy grave que haya tardado tanto”, explicaba Filomena Gallo, codefensora de Mario y secretaria de la Asociación Coscioni.”Proporcionaremos, en colaboración con un experto, los detalles de los métodos de autoadministración del fármaco adecuados para Mario, en función de sus condiciones. “La sentencia del Tribunal Constitucional establece que a la estructura pública del Servicio Nacional de Salud sólo le corresponde la verificación de las modalidades ante el comité de ética territorial competente ”, añadía.

Mario Cappato, tesorero de la Asociación ha declarado que la Sanidad pública “se esconde tras la ausencia de una ley que defina los procedimientos” fruto de la “parálisis de Parlamento, que tres años después de la petición del Tribunal Constitucional, sigue sin poder aprobarla”.

Continuaba añadiendo: “El resultado de esta irresponsabilidad institucional es que personas como Mario se ven obligadas a soportar incluso un calvario judicial, además del sufrimiento físico y psicológico causado por su condición”.

Un referéndum sobre la eutanasia

“Es posible que la decisión del Comité de Ética permita pronto a Mario conseguir lo que ha estado pidiendo durante 14 meses, para tener normas claras que vayan más allá de la cuestión de la ayuda al suicidio y regulen la eutanasia en sentido más amplio, será necesaria la intervención del pueblo italiano, con el referéndum que despenaliza parcialmente el delito de asesinato consentido”, afirma el tesorero.

Gallo y Cappato facilitaron el mes pasado al Tribunal Supremo una petición con 1,2 millones de firmas con el fin de conseguir un referéndum en el país sobre la eutanasia.

 

VOLVER A PORTADA