El presidente del Senado asegura que la despoblación es una “prueba de fuego para la democracia” y defiende “un cambio de mirada hacia lo rural” para poner en marcha medidas para la revitalización económica de las zonas despobladas.


El presidente del Senado, Ander Gil, ha defendido hoy un “cambio de mirada hacia lo rural” para poner en marcha políticas y medidas que ayudarán a revertir la crisis social, económica y demográfica que sufren los territorios menos densamente poblados.
“Los Fondos de Recuperación van a servir para establecer nuevas políticas, estrategias y acciones específicas para la lucha contra la desploblación y para la revitalización socioeconómica del medio rural. Hablamos de una cuestión de justicia social, pero también de eficiencia económica. Estoy seguro de que todas las instituciones y Administraciones Públicas harán un esfuerzo para que los recursos lleguen y lo hagan como un gran instrumento de cohesión territorial”.


Así lo ha señalado durante la inauguración de la III Jornada sobre desarrollo, innovación y medioambiente en la España rural, un acto iniciativa de la Asociación Los Pueblos Más Bonitos de España que se ha celebrado hoy en el Senado.
En su intervención, Gil ha querido hacer una reflexión acerca de la forma en la que debe abordarse el reto demográfico y la despoblación y su particular incidencia en el caso de las mujeres: “Me atrevería a decir que el reto demográfico es la nueva lucha por la igualdad. Y es una prueba de fuego para nuestra democracia. Debemos abordarlo con decisión y audacia. Ninguna otra cosa es aceptable”, ha remarcado el presidente de la Cámara Alta.


En ese sentido, Gil ha denunciado que las mujeres se ven particularmente afectadas por la despoblación, no solo por la “masculinización del trabajo agrario que todos conocemos”, sino también por el “exilio ilustrado”. “Miles de mujeres que han accedido a la universidad saben que en el pueblo no tienen oportunidades y no regresan. Mucho talento perdido para el mundo rural. Demasiado. Estoy convencido de que aquí hay que hacer un esfuerzo importante”, ha insistido.

Política desde la proximidad.
El presidente de la Cámara Alta ha recalcado también la importancia de hacer política y activismo desde la proximidad. Así, ha destacado el trabajo “a pie de obra” de las entidades y gobiernos locales, organismos que están llamados “a jugar un papel importantísimo en la reconstrucción y en la recuperación de nuestro país”.
Para Gil “las entidades más indicadas para ser punta de lanza de la Agenda 2030 y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, son las locales”. Unas entidades, ha continuado, para las que la reconstrucción “no curará solo las heridas de la pandemia, sino también las que arrastráis fruto de una injusticia histórica. La que, dando la espalda a vuestras necesidades y esperanzas, ha generado el despoblamiento y una importante brecha de inequidad”.


El presidente también se ha referido a la necesidad de ir más allá de las políticas urbanocentristas de las grandes ciudades, que han incrementado “la distancia con que se miraba a la España que no pertenecía a las grandes urbes” y han sido una de las causas, sin duda complejas, “que han producido el caldo de cultivo de una España vaciada”.
Por último, Ander Gil ha querido transmitir, como presidente de la Cámara Alta, un mensaje de “aliento y solidaridad”: “La especial sensibilidad del Senado con los territorios y, en particular, con quienes formáis parte de la España rural, está en la naturaleza de esta Cámara. Desde aquí, no solo yo como presidente del Senado, sino también la mayoría de senadoras y senadores, nos sentimos cerca de vosotros y empatizamos con los proyectos vitales y sociales de quienes solo aspiran a la igualdad”.

VOLVER A PORTADA