Llevamos una carta para entregar en la sede central de la empresa“, explica Alejandro. Este ciclista salió acompañado pero el trayecto lo hará él junto a otros dos compañeros que le seguirán en una caravana.

En la carta van a reclamar a sus jefes que no cierren la empresa, una decisión que les comunicaron el pasado lunes: “Hemos demostrado que en cuatro días montamos un ejército”. Más de 115 familias se van a ver afectadas y por eso Paleo, exciclista profesional y trabajador de la empresa desde hace 11 años, hará más de 2.800 kilómetros en bicicleta.

“Quiero evitar que 115 personas se queden en la calle”

“Para mí van a hacer mucho más esfuerzo los compañeros que van a estar en la fábrica y que tienen que seguir acudiendo al trabajo, además de manifestarse. Lo mío solo es dar pedal”, cuenta Alejandro.

Es un trabajo en equipo en el que quieren mandar un claro mensaje: “Quiero que se den cuenta de que somos luchadores, que tienen profesionales en la fábrica y que queremos mantener nuestro trabaja“, asegura.

En su caso no quiere vivir lo mismo que le ocurrió cuando era ciclista: “Finalmente mi equipo desapareció y me tuve que buscar la vida de otra manera, me está pasando algo similar“. En unos 15 días espera llegar a Dinamarca y poder mantener su trabajo y el de 115 familias más.