Al 43 % de los españoles no les gusta que Sánchez controle el CIS, el CNI o Correos

GRAF557. MADRID, 26/05/2022.- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez interviene este jueves en el pleno del Congreso para dar cuenta del espionaje con Pegasus sufrido por él mismo y por líderes independentistas, un caso que había abierto una profunda brecha con sus socios parlamentarios. EFE/ Fernando Alvarado

En los cuatro años que lleva al frente de los designios de España, a Pedro Sánchez le ha dado tiempo a colocar presidentes afines en Correos, el CIS o el CNI. Muchos de estos cambios llegaron a los pocos días de la moción de censura, lo que denota su interés por tener todo atado y bien atado. Sin embargo, esta actitud genera rechazo en buena parte de los españoles.

De acuerdo con la encuesta de Target Point para El Debate, el 43 % de los entrevistados censura el control que Pedro Sánchez ejerce sobre organismos como el CIS, el CNI o el INE, cuyo presidente dimitió hace pocas semanas después de que Nadia Calviño pusiera en duda los datos del PIB que facilita este organismo periódicamente.

A los pocos días de asumir la presidencia (allá por el verano de 2018) Sánchez colocó directores afines tanto en Correos como en el CIS. Hace solo dos meses forzó la dimisión de Paz Esteban al frente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y, hace apenas tres semanas, una alianza entre SEPI (Ministerio de Hacienda), SAPA y Grupo Amber (principal accionista del Grupo Prisa) provocó en Indra la caída de cuatro consejeros contrarios al Gobierno.

Con los datos de la encuesta en la mano, solo el 29 % de los entrevistados ve «muy bien» o «normal» ese control sobre instituciones o empresas estratégicas por otro 29 % que no tiene una opinión muy formada al respecto o que simplemente le da lo mismo.

Si vamos a lo que opinan los votantes de cada uno de los partidos, las diferencias se acentúan. Los electores del PP son los más críticos con esa deriva. Al 68 % de sus votantes les parece mal ese control frente al 67 % de los electores de Vox, que también tiene a un 13 % de simpatizantes a los que este hecho les parece «normal», alegando que es algo que todos los gobiernos han hecho antes.

Entre los votantes de PSOE Podemos se imponen los que aprueban esta manera de proceder con un 54 % y un 47 % respectivamente. Sin embargo, los votantes de Más País se dividen casi a partes iguales entre los que censuran esta conducta (38 %) y los que la aprueban (37 %).

Por último, entre los abstencionistas –que son los que muchas veces decantan las elecciones–, el 51 % ve «mal» o «muy mal» ese desembarco sanchista en empresas e instituciones estratégicas frente a un 14 % que lo ve «bien» o «muy bien» y un 36 % que le es «indiferente» o no tiene una opinión relevante al respecto.