cumbre de la OTAN que se llevará a cabo los próximos 28, 29 y 30 en Madrid está generando protestas, unas 2.000 personas, según los datos que ofrece la Delegación del Gobierno, se manifestaron este domingo en la capital para pedir la disolución de la Alianza Atlántica.

La manifestación estaba convocada por la plataforma estatal ‘OTAN No’ y otros colectivos y comenzó al mediodía desde Atocha para recorrer el Paseo del Prado, Cibeles y Gran Vía hasta terminar en Plaza de España, lugar en el que se hizo un breve lectura del manifiesto unitario, que dentro de sus puntos se encuentra la disolución de esta organización militar. La marcha ha contado con el respaldo de IU y a ella ha asistido el secretario de Estado para la Agenda 2030 y líder del PCE, Enrique Santiago.

Según fuentes de la organización, la asistencia habría superado las 30.000 personas, mientras que la Delegación de Gobierno de Madrid ha estimado un total de 2.200 manifestantes.

Madrid se blinda

Madrid ya ha entrado este lunes en fase “crítica” en materia de seguridad ante la cumbre de la OTAN que se celebra esta semana y a la que asistirán 40 líderes internacionales y 5.000 asistentes que estarán protegidos por 10.000 agentes de las fuerzas de seguridad. Se trata de una serie de medidas de seguridad que afectarán a la vida normal de la ciudad, de hecho ya desde el viernes pasado se ha intensificado la presencia policial en las calles y otras medidas con la intención de mantener el control de manera minuciosa.

Son 10.000 agentes desplegados: 6.550 policías nacionales, que es el cuerpo que llevará el peso del operativo y 2.400 guardias civiles, a todos ellos se unirán efectivos de la Policía Municipal de Madrid, de Bomberos, Emergencias y Protección Civil, de la seguridad de Casa Real, de la de Presidencia de Gobierno y de Seguridad Privada.