tres años del fatídico incendio de la Catedral de Notre Dame, en París, un incendio que causó daños graves en lo que es un símbolo de la arquitectura gótica francesa con más de 800 años de antigüedad. Aunque continúa siendo parada obligatoria en la visita de cualquier turista a París, las puertas de la catedral todavía lucen cerradas recordando los daños sufridos por culpa del incendio.

Durante los trabajos de reconstrucción, que tratan de devolver la normalidad en la catedral después del suceso, el pasado mes de febrero se halló un sarcófago antropomorfo de plomo cuando se realizaban unas excavaciones para comprobar la solidez del suelo. Se trata de un sarcófago que apareció entre unas canalizaciones subterráneas para la calefacción del siglo XIX. Con este descubrimiento “se permitirá conocer mejor las prácticas y los ritos funerarios de la Edad Media”, explicó Dominique García, que es el presidente del Instituto Nacional de Investigaciones Arqueológicas Preventivas de Francia (INRAP).

Este espacio que se ha descubierto ha sido estudiado por los expertos mediante una serie de excavaciones preventivas a través de una cámara que ha permitido continuar conociendo los elementos que se encuentran en esa zona.

Un incendio accidental

Tras el incendio de Notre Dame, una de las principales cuestiones se centró sobre el origen del incendio, pero las autoridades francesas creen que el incendio de Notre Dame fue accidental y explicaron que Notre Dame se salvó por tan solo media hora gracias a un grupo de bomberos que subió a las torres poniendo en peligro su propia vida pudiendo evitar su derrumbe.

Los trabajos de restauración continúan tres años después dejándose ver ya ciertos avances entre los andamios que continúan rodeando la emblemática catedral de Paris que muchos continúan visitando pese al fatídico suceso.