El Complejo Hospitalario Universitario de Toledo ha habilitado una nueva unidad de críticos en el Hospital Nacional de Parapléjicos, con doce puestos con respirador, como apoyo asistencial para hacer frente a un posible aumento de pacientes que requieran de este tipo de cuidados especializados por la COVID-19.

El director general de Asistencia Sanitaria, José Antonio Ballesteros, ha visitado estas nuevas dependencias que están disponibles si se incrementa la presión asistencial por infección de coronavirus, junto a los directores gerentes del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo y del Hospital Nacional de Parapléjicos, Juan Antonio Blas Quílez y Vicenç Martínez Ibáñez, respectivamente, ha informado en una nota de prensa la Consejería de Sanidad.

Asimismo, ha indicado que esta nueva área asistencial se suma a las dos unidades de pacientes críticos con las que cuenta el Complejo Hospitalario de Toledo, que están situadas en el Hospital Virgen de la Salud y en el Hospital Provincial.

Además, en los meses de mayor presión asistencial, el Hospital de Toledo utilizó la unidad de críticos del Hospital Nacional de Parapléjicos para dar respuesta al aumento de ingresos provocados por el coronavirus. 

La unidad de críticos que se ha habilitado ahora es un nuevo espacio permanente, acondicionado como apoyo a la UVI del Hospital Virgen de la Salud, en el marco del Plan de Contingencia del Complejo Hospitalario de Toledo, que además contempla la reorganización de circuitos asistenciales con áreas específicas para pacientes críticos y hospitalización y la restricción de las visitas.

En este sentido, Sanidad ha indicado que en el servicio de Urgencias del Hospital Virgen de la Salud se han establecidos dos circuitos diferenciados, uno para pacientes respiratorios y otro para el resto de patologías y se han reubicado las consultas de atención urgente de Oftalmología y Otorrinolaringología.

Además, el próximo lunes, 21 de septiembre, se trasladará el área de Urgencias Pediátricas a las consultas ubicadas en la planta baja del edificio Materno Infantil, con el fin de diferenciar los espacios, tanto de espera como asistenciales, entre los niños y los adultos logrando una mayor confortabilidad para los pacientes y sus familiares.

Para ello, se trasladarán tres consultas médicas, dos de Neurología y una de Neumología, y una de Enfermería, al Hospital Provincial de Toledo, y una de Neonatología y otra de Digestivo pediátrico al módulo de la calle Barcelona.

Por otra parte, se han restringido las visitas en todos los centros hospitalarios del Complejo Hospitalario de Toledo, que han quedado limitadas a la franja horaria comprendida entre las 12:00 horas y las 14:00 horas.

En este sentido, la Dirección del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo ha agradecido la comprensión de los pacientes y familiares por las molestias que les pueda ocasionar la alteración de la actividad asistencial y aconseja a quien tenga que acudir al hospital, lo haga de forma individual o con un solo acompañante.

Además, recuerda que sigue siendo esencial extremar las medidas de higiene, principalmente con el lavado de manos con jabón o solución con alcohol, el uso de mascarillas, taparse con el codo al toser o estornudar, usar pañuelos desechables, desinfectar las superficies así como mantener la distancia de seguridad.

VOLVER A PORTADA

📢Compartir en...👇