excepción ibérica que permite limitar el precio del gas y segundo día en el que, a pesar de eso, pagamos la luz más cara. Hoy el coste de producción de la electricidad sube hasta los 170€/MWh, cinco euros más que ayer, según la OMIE. Y a eso hay que sumarle el ajuste para compensar a las centrales de ciclos combinados. Esa compensación, que cambia cada día, también es mayor que ayer, 88 euros, así que el precio final para hoy es de 258€/MWh.

“La medida estrella del Gobierno ha nacido estrellada”, asegura la economista y experta en energía Sara Muñoz. ¿Pero por qué ha fracasado el plan de España y Portugal, y que aprobó Europa, para reducir la factura de la luz? Realmente ha sido una tormenta perfecta. Para empezar el mercado internacional del gas está cada vez más tensionado.

Su precio ha aumentado un 20% en sólo 24 horas, pasando de costar 80 euros por megavatio hora a los 97,54 euros hoy. Esa subida se debe en gran medida al anuncio del gigante gasístico ruso Gazprom de que va a reducir un 40% el volumen que suministra a Europa por el gasoducto Nord Stream. El motivo, según ellos, es una demora en las reparaciones por parte de Siemens, que se sumó a las sanciones de Occidente contra Rusia.

Ola de calor y poco viento

A todo esto hay que sumarle que durante estos días hay muy poco viento. La producción eólica roza el 10% y la solar el 11%, cuando a finales de la semana pasada estaban cerca del 25% y el 15% respectivamente. Según los datos de Red Eléctrica, cerca del 70% de la generación eléctrica proviene de fuentes no renovables -gas natural el 40%, carbón el 4,4% o nuclear el 16%-.

Además ha coincido con que estamos sufriendo “una de las olas de calor más precoces desde que hay registros”, según la Aemet, con temperaturas excesivamente elevadas para estas fechas que algunos sitios se han acercado a los 43 grados. Esto ha disparado la demanda eléctrica y, para cubrirla, la producción de las centrales de gas está alcanzando máximos históricos en nuestro país.