El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha anunciado a finales de la tarde de este miércoles un nuevo confinamiento total en Francia, que se aplicará a partir de este viernes y se extenderá, al menos hasta el próximo 1 de diciembre. Los franceses  podrán seguir acudiendo a sus puestos de trabajo y las escuelas permanecerán abiertas, pero quedarán prohibidos todos los desplazamientos entre regiones, y cerrarán bares, restaurantes y todos los comercios no esenciales.