Alana y su hermana gemela tomaron la decisión de saltar por la ventana del tercer piso de su casa en Sallent de Llobregat (Barcelona). Dejaron dos cartas explicando sus motivos. Las dos jóvenes de 12 años comenzaron recibiendo burlas por su acento argentino. Más tarde el foco de atención fue Alana porque supuestamente quería cambiar su sexo y pasar a ser un chico. Los Mossos d’Esquadra son los encargados de investigar esta tragedia que aún tiene incógnitas que revelar.

La familia de las gemelas llevaban en Sallent poco más de dos años. Habían estado viviendo en otros puntos de Cataluña. El padre, la madre, las dos gemelas y el hermano pequeño recibían seguimiento de los Servicios Sociales del Ayuntamiento de la localidad. Tenían muy pocos ingresos y se investiga si el piso en el que vivían estaba okupado.

Muchas fueron las voces que rápidamente apuntaron que las menores fueron acosadas por sus compañeros de instituto y por vecinos del barrio. Sin embargo, con igual celeridad, el Departamento de Educación catalán, negó que las gemelas sufrieran bullying en el instituto de Llobergat, donde cursaban 1º de la ESO. Este aspecto no está descartado ni confirmado por los investigadores de los Mossos d’Esquadra que mantienen abiertas todas las hipótesis.

“Te has ganado el cielo pequeña, justicia”

Las circunstancias del suceso parecen claras pero falta por conocer el detonante de la misma. Las menores dejaron sendas cartas de despedida, se subieron a unas sillas y se precipitaron este martes a las seis de la tarde desde la ventana de su tercer piso de la calle Estació de Sallent. Esa misma noche, tras una inspección del lugar, los Mossos descartaron indicios de criminalidad. Falta por conocer el contenido de las cartas de las jóvenes que puede arrojar algo de luz a este caso. Este miércoles había velas en el lugar y un cartel en catalán para la hermana fallecida: “Te has ganado el cielo pequeña, justicia”.

Fuentes de su entorno han relatado a Vozpópuli que “cada día llegaban llorando del colegio”. Explican que sus padres solicitaron dos colegios anteriores a éste pero fueron rechazados. En un primer momento comenzaron las burlas por su habla argentina. Después pasó a mayores. Los Mossos investigan todos los frentes abiertos en torno a esta familia. Los problemas personales o el deseo de Alana, la gemela fallecida, de someterse a una operación de cambio de sexo podrían estar detrás de esta auténtica tragedia. Los padres ayer confesaron que desconocían la opción que había tomado su hija. Algunos compañeros de clases de las fallecidas expresaron sus sospechas de que las gemelas tenían planificado su despedida.

“Tenían depresión”

“Las niñas son gemelas y se querían más que a nada, ellas juntas para siempre… la otra niña está estable, eso es lo importante que está bien, no se hizo nada en la cabeza, nos dicen que eso es lo más importante y que después hay muchas cosas por tratar”, explicó uno de sus familiares a Telecinco. Este primo, que vive en el mismo edificio de las menores, confesó por donde podría ir la investigación: “Ellas tenían problemas, sufrían bullying, tenían un poco de depresión, estaban teniendo problemas en el colegio… llevan casi dos años viviendo en este pueblo, desde el primer momento que llegaron sufrieron bullying, incluso por parte de gente que tienen familiares argentinos y las criticaban por ser argentinas”.

“Las hermanas iban a empezar el psicólogo, los padres le habían puesto para ir, les aconsejaban… ellas eran niñas muy buenas, no se metían con nadie, las veía siempre por aquí, es que eran muy buenas”, manifestó este joven. La hermana de Alana seguirá unos días en el hospital ingresada. No se teme por su vida. Ambas saltaron a la misma vez, según la investigación. Los padres están en “shock” desde que conocieron el suceso. El padre estaba en casa y la madre trabajando. Aún no se explican qué se les escapó.