Magaluf, en Mallorca, cierran a una determinada hora por la noche, pero son muchos los turistas y jóvenes que siguen la fiesta en la calle, aunque a esa hora las reuniones están limitadas. Durante el fin de semana, la policía tuvo que intervenir ante varios altercados de turistas en coches y mobiliario urbano y también para dispersar a los turistas aglomerados, algunos reaccionaron de forma violenta.

Algunos de los turistas que se concentraban en esa zona de Magaluf se resistían a irse. Eran más de 500 jóvenes y la mayoría de ellos no utilizaba mascarilla y tampoco se respetaba la distancia de seguridad.

Los vecinos y empresarios de la zona aseguran que es una situación que se repite casi a diario cuando los pubs y discotecas cierran. “Es verdad que nos dejan en muy mal lugar, porque la gente en general, todo el mundo, está haciendo grandes esfuerzos”, afirma un vecino de la zona.

En concreto, desde las 00:45 hasta las 02:30 horas, el dispositivo policial se encargó del desalojo de la Playa de Magaluf, el paseo marítimo y la calle Punta Ballena. Desde el Ayuntamiento han explicado que había mucha aglomeración de personas en la calle después de que cerraran los establecimientos de ocio y comida rápida.

Pero los altercados no solo se han producido en Mallorca, también en Lekeitio, Vizcaya, donde la Ertzaintza tuvo que disolver un botellón con más de 200 jóvenes junto a la playa. En Sevilla desalojaron a más de 1.000 personas que incumplían las medidas anticovid para evitar contagios de coronavirus en 17 locales, botellones y fiestas en la calle.