Ante el aumento de casos de coronavirus, son muchos los espacios en los que se mantiene la obligatoriedad de usar la mascarilla. Por ejemplo en farmacias, hospitales, transporte público… pero también para acceder a la Catedral de Santiago de Compostela.

Una medida, que ya había entrado en vigor después de semana santa, pero que durante estos días se intensifica el control para que se cumpla. La razón principal es el gran número de turistas y peregrinos que acceden cada día al interior del templo, coincidiendo con las vacaciones de verano y con el Año Santo. Se exige como un requisito dentro de su derecho de admisión, pero fuentes de la catedral indican que se hace para no tener que limitar el aforo máximo, lo que provocaría que poca gente entrara al interior.

En las largas colas de personas que se forman en el exterior, la imagen es variopinta. Son muchos los que ya llevan puesta la mascarilla esperando la fila, porque “no hay mucha distancia entre la gente”. A otros les pilla de sorpresa esta exigencia, por lo que antes de acceder al interior tienen que rebuscar para encontrar algún cubrebocas.

Pero la mayoría de visitantes coinciden: “Es una buena medida ya que dentro se junta mucha gente y no hay distancia. Además ahora mismo están subiendo mucho los positivos”, explican varias personas.

Aumento de casos en Galicia

Según los datos actualizados por la consellería de Sanidade, las personas hospitalizadas en Galicia siguen en aumento hasta las 858 tras ingresar 22 pacientes más con respecto a la jornada anterior. Por su parte, los casos activos se incrementan a 15.858 tras detectarse 1.734 nuevos contagios en un día.

VOLVER A PORTADA