Alrededor de 20.000 coches han sido abandonados en recintos privados de España, una cifra que preocupa a la Dirección General de Transportes (DGT), que ha dado instrucciones para agilizar su traslado a centros autorizados de tratamiento de vehículos y su posterior destrucción y descontaminación.

Así lo ha informado este lunes Susana Gómez, subdirectora del departamento de vehículos de la DGT, durante un acto para incrementar el seguimiento del estado de los vehículos.

El objetivo de la nueva medida, ha explicado Gómez, es que los afectados por coches abandonados “no tengan que recurrir a la vía civil y puedan acogerse a esta mayor flexibilización de la vía administrativa”, que se aplica a los vehículos en ámbitos como car parques, centros comerciales, proyectos de desarrollos privados, garajes, barrios, aeropuertos o talleres.

Para evitar un mal uso de esta figura, la instrucción exige más documentación que hasta ahora a la hora de solicitar la retirada de un recinto privado, como un certificado del administrador, acta notarial, fotografías de coche y del lugar, et…

Una vez tramitada la solicitud, la administración informará al titular del vehículo que lo mueva en el plazo de un mes o se procederá a su retirada.

La instrucción también contempla los casos en los que el vehículo se encuentre aún en condiciones para su uso ordinario y abre la posibilidad de su adjudicación a los servicios de vigilancia del tráfico, previa autorización del Jefe Provincial de Tráfico.

Gómez ha recordado que cada año se abandonan en España unos 50.000 vehículos en vías públicas y aproximadamente 6.000 en talleres, depósitos y aparcamientos públicos.