La defensa aérea española se potencia con la llegada de 20 Eurofighter

El pasado 23 de junio, la aviación española dio un salto enorme hacia el futuro y la innovación. El Ministerio de Defensa y Airbus firmaron un contrato de 2.000 millones euros para la adquisición de 20 aviones de combate Eurofighter que sustituirán a los actuales F-18 que operan en las islas Canarias.

El denominado ‘programa Halcón’ fue autorizado por el Consejo de Ministros el pasado mes de diciembre y dotará al Ejército del Aire de aviones de combate equipados con radar de barrido electrónico (E-Scan). Se aumentará así la flota actual en 90 aviones más, teniendo lugar la primera entrega en 2026.

Para analizar en profundidad qué supone la firma de este contrato para España, hablamos con Raúl Tenadirector de Ventas de Airbus Defense. Nos desgrana, punto por punto, los pormenores y detalles que no están a la vista tras la firma entre la compañía y las fuerzas armadas.

Pregunta: ¿Qué implica a corto y medio plazo la firma de este contrato?

Respuesta: Implica, claramente, una apuesta por la capacidad de respuesta en combate, no solamente en misiones de combate, sino de capacidad defensiva y misiones de la OTAN. Tendremos más modernidad y capacidad, además de una serie de beneficios que no están presentes a plena vista. Implica, por ejemplo, mantener la soberanía nacional, un impacto industrial y un retorno de la inversión que va a beneficiar a toda la sociedad. Y seguir en la locomotora del desarrollo de tecnologías y de capacidades de cara al futuro.

P: ¿Cómo ha sido el proceso de negociación hasta alcanzar este acuerdo que habéis firmado?

R: La vida operativa de las flotas de combate se planea en función del trabajo que deben ejecutar y la vida útil de cada una de las plataformas. En el largo plazo, es un dato conocido cuándo se debe proceder al remplazo de naves. Llevamos años trabajando con el Ejército del Aire, asegurando siempre que Eurofighter les ofrece las capacidades que ellos necesitan a nivel operacional.

Necesitan que sean aviones modernos, que tengan el equipamiento necesario para llevar a cabo las misiones. Desde este punto, pasando por todos los pormenores restantes, que concluyen con la firma del contrato, es un periodo largo. Ambas partes trabajamos mucho, ellos dejando clara sus necesidades y nosotros asegurando que la solución del Eurofighter es la óptima desde el punto de vista operativo. Son años trabajando. Incluso en la pandemia trabajamos mano a mano.

P. ¿En qué se diferencian estos veinte nuevos aviones con los F-18 que van a ser sustituidos?

R. Sin desmerecer en absoluto a los F-18, que son magníficos aviones que seguirán operativos algún tiempo más en varias bases, estos nuevos Eurofighter son aviones mucho más potentes y capaces. La plataforma aérea permite mayor maniobrabilidad, agilidad y velocidad. Además, y aunque suene obvio, son aviones nuevos, por tanto, tienen una vida útil por delante de 40 o 50 años. Están preparados para cumplir todo ese tiempo en las condiciones más adversas. Si tuviese que destacar algo, sería el radar E-Scan (radar de batido electrónico) va a ser un activo muy importante que van a incorporar los Eurofighter al Ejército del Aire.

P: ¿Qué supone, entonces, la incorporación de estos radares E-Scan?

R: En el caso concreto del radar E-Scan, es un equipamiento que ofrece más capacidades en la detección de blancos, seguimiento… Es un radar más potente que permite sacar mucho más partido a la plataforma, al avión y a todos los equipos que van integrados. El E-Scan va a permitir sacar mucho más partido a todos los equipamientos, es un salto tecnológico muy relevante.

P: ¿Está planeado establecer a corto plazo en Gando (Islas Canarias) una tercera base para los Eurofighter?

R: No te puedo decir con certeza, ya que es el Ejército del Aire quien decide qué aviones quiere llevar allí y de qué manera quiere hacer esta implementación. Lo que sí te puedo decir es que poseemos una gran infraestructura y que estamos listos para apoyar el tipo de implementación que quiera llevar a cabo el Ejército del Aire en las Islas Canarias.

P: ¿Cree que es el momento idóneo para invertir en defensa con la situación actual en Europa?

R: Eso son decisiones de las que no puedo opinar personalmente, pero toda la inversión que se haga en la renovación de flotas de combate que vaya al Eurofighter, además de dar un avión más capaz y moderno, va a redundar en el desarrollo de la industria, el conocimiento y en las posibilidades de futuro. A nivel operativo, nos permite seguir en la punta de lanza y cumplir con los requisitos de las misiones OTAN que se están llevando en la actualidad.

P: ¿De qué manera contribuye Airbus al tejido empresarial de España con la firma de este contrato?

R: Las cifras que manejamos son más de 20.000 empleos directos, indirectos e inducidos por el programa Eurofighter solo en España. La compra de ‘Halcón’ implica una línea de ensamblaje que se va a poner en marcha hasta 2030. Implica para todas las cadenas de suministros, tanto grandes como pequeñas empresas de servicios, equipos y estructura una carga de trabajo asegurada hasta 2030. Un contrato como este implica también abrir la puerta a futuras exportaciones, como clientes en Europa y Oriente Medio que quieran ampliar sus flotas. Hay un potencial muy grande.

P: ¿Acierta el Gobierno de España aumentando el gasto militar tras la conferencia de la OTAN?

R: Nosotros estamos en la línea de ofrecer las mejores capacidades a nuestros clientes, en este caso España. La inversión en estos equipos para nosotros es una buena noticia. El mensaje que se transmite es muy positivo, de confianza en la industria nacional, y lo celebramos.