La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo (TS) ha condenado al exvicepresidente catalán Oriol Junqueras por un delito de desobediencia en concurso con malversación, manteniendo la pena de inhabilitación de 13 años, lo que supone que no podrá aspirar a ningún cargo público hasta 2031, después de revisar la sentencia del ‘procés’ al amparo de la reforma penal que eliminó la sedición y modificó la malversación, según informa Europa Press.

En un auto, la Sala concluye que debe condenar a Junqueras y los exconsellers Raül Romeva, Jordi Turull y Dolors Bassa por un delito de desobediencia con un delito de malversación, por lo que rechaza rebajarles la pena de inhabilitación, mientras que a Jordi Sanchez y Jordi Cuixart sí les condena por desórdenes públicos agravados, según señala EFE.

El tribunal mantiene el criterio del juez instructor Pablo Llarena lo que, posibilita también el regreso de Josep Rull y Joaquim Forn a la política, dado que no fueron condenados por malversación

La Sala rechaza en su auto que el derogado delito de sedición pueda entenderse ahora castigado en el nuevo delito de desórdenes públicos, y advierte que la reforma deja impunes los procesos secesionistas que no vayan acompañados de actos de violencia o intimidación. El tribunal que ha dictado el auto está formado por Manuel Marchena (presidente y ponente), Andrés Martínez Arrieta, Juan Ramón Berdugo, Antonio del Moral, Andrés Palomo y Ana Ferrer, que dictaron la sentencia del procés.