El mundo de la hípica está completamente indignado. El motivo, la tecera sanción que el jockey australiano ha recibido por el mismo motivo que por las otras dos: maltratar a uno de sus caballos.

No han tardado en recordarle todos los portales especializados el historial de sanciones, no habiendo pasado mucho tiempo desde que regresó de la última hasta esta otra nueva.

Porque regresó en noviembre, y en febrero ya tiene nuevamente una sanción que le mantendrá alejado de este deporte durante un año.

Por esta reincidencia, la comunidad de la hípica está completamente indignada, y Peter Chadwick, comisario de puras sangres, ya ha lanzado una advertencia.

“La sanción no solo debe disuadir a McIver, también debe ilustrar a la industria de la carreras que estas cosas no van a ser toleradas”, dijo.

McIver, de 33 años, tiene ya un buen historial a sus espaldas. En 2020 salió a la luz un vídeo en el que golpeaba a su cabello con un látigo en la cabeza. En 2019, pateó al caballo tras una carrera.

Así pues, hasta febrero de 2022, McIver no podrá volver a subirse a un caballo para competir.