Desde que llegó a la presidencia del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo ha defendido que, tras las elecciones, tiene que gobernar la lista más votada. Tan solo unos días después de ocupar su despacho en Génova el pasado abril, el líder gallego ya recuperó este debate que han puesto sobre la mesa tanto populares como socialistas en diferentes momentos cuando las encuestas les daban alas para ello.

“Creo que una forma de darle estabilidad institucional a nuestro país es el acuerdo para que gobierne la lista más votada. Me gustaría que ese acuerdo fuese recibido por el PSOE”, decía Feijóo el pasado abril en sus primeras entrevistas como presidente del PP. Una petición que ha ido reiterando de forma constante en los últimos nueve meses.

“He venido a presidir el PP para ganar”

La última vez ha sido este martes durante su intervención en el Foro de ABC. Preguntado por las acusaciones de “tibieza” contra él, el líder popular respondía asegurando que “los tibios no entrarán en el reino de los cielos, y tengo muy claro que la tibieza no ha formado parte de mi biografía política. Cuando a un político le gusta la mayoría absoluta no es tibio, es lo contrario”.

Y tras ello, aprovechaba para añadir: “La tibieza es pactar con cualquiera para estar en el gobierno. Lo que no es tibio es decir que yo no seré presidente del gobierno si no gano las elecciones. Eso no es ser tibio, eso es claridad y concisión. Me gustaría que, a lo largo de la campaña electoral, Sánchez y yo nos pondríamos de acuerdo en eso”. Tras ello, minutos después, insistía: “Yo he venido a presidir el PP para ganar, sino me quedo en casa. Pero solo puede ganar uno. Me gustaría que el que gane, gobierne. Eso ha sido bueno en nuestro país siempre”.

Feijóo realizaba de nuevo esta propuesta porque, explican fuentes cercanas al líder del PP, “está convencido de que va a ganar las próximas elecciones generales”. Pero esta insistencia no convence a todo el mundo. Dirigentes territoriales del PP consideran que “repetir una y otra vez que gobierne la lista más votada perjudica a aquellos que saben que, si llegan al poder, será a través de pactos“.

Las últimas encuestas internas de los populares marcan, por ejemplo, que en la Comunidad Valenciana los bloques están muy igualados, pero si se decanta la balanza del lado del centro derecha, los populares podrían gobernar si suman mayoría con Vox aunque no ganen por poco. En el caso de Castilla La Mancha, la opción de desbancar a Emiliano García Page pasa también por un acuerdo con los de Santiago Abascal. Los populares tienen alguna encuesta interna en la que aunque vence el socialistas, la suma PP-Vox le superaría. Algo parecido sucede en otros territorios como La Rioja.

“El PSOE puede utilizar la teoría de que gobierne la lista más votada en nuestra contra”, explican dirigentes territoriales del PP que ven como la primera cita electoral son las municipales y autonómicas del 28 de mayo: “Feijóo habla de la lista más votada pensando ya en las generales pero primero hay que pasar el 28M. Ese discurso nos puede perjudicar tras las autonómicas“, sentencian.

VOLVER A PORTADA