l presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, ha criticado este domingo que todo el Gobierno se dedique a «señalar» a la ministra de Igualdad, Irene Montero, por la ‘ley del solo sí es sí’, cuando «el primero y el máximo responsable del Gobierno es su presidente, no una ministra de 22».

Así se ha pronunciado en la clausura de la XXVI Intermunicipal del PP que se ha celebrado en el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe en Valencia, ante más de 4.000 cargos y afiliados del partido, según fuentes de la formación. Por segundo día consecutivo, los expresidentes José María Aznar y Mariano Rajoy han arropado al presidente del PP en este cónclave.

Durante su intervención ha considerado que «es malo» que primero en esta ley el Gobierno «negara» sus efectos para luego tener que reconocerlos, y «malo» que se intentara presentar «como un error lo que evidentemente» fue una decisión «consciente».

Sin embargo, ha destacado que ninguna de esas cosas es «lo peor», pues «lo peor» de «la soberbia de no reconocer una equivocación a sabiendas es acabar asumiéndola con cobardía, lo peor es señalar a una ministra cuando el Gobierno sabía que esa decisión era letal para las mujeres que habían sufrido abuso y acosos».

Se queja de que no acepte la oferta del PP

Feijóo ha afirmado que el PP ha ofrecido sus votos para «cambiar esta ley disparatada» y también le ha ofrecido una propuesta que registró en diciembre en el Congreso para reformar la norma para «construir sobre ella» una «modificación rápida» de la ley del ‘sí es sí’.

Sin embargo, el presidente del PP se ha quejado de que Pedro Sánchez no le haya respondido cuando el pasado martes le hizo esta oferta en el Pleno del Senado, algo que, a su juicio, evidencia que los votos del Grupo Popular y sus propuestas no «interesan» al Gobierno.

Feijóo ha dicho que los ciudadanos «no esperan que los políticos acierten siempre» y, de hecho, «muchas veces esperan que cometan errores». «Pero sí esperan que les digamos la verdad y gestionemos la realidad», ha exclamado, para preguntarse «qué sentido tiene ocultar las rebajas de penas de agresores sexuales» cuando los ciudadanos están viendo el «goteo» de revisiones que se están produciendo «todos los días en los distintos juzgados de España».