El poeta valenciano Francisco Brines, premio Cervantes de 2020, ha fallecido este jueves a la edad de 89 años después de varios días ingresado en el Hospital de Gandia donde fue intervenido de urgencia de una hernia el pasado día 15 de mayo.

Fuentes de su entorno han apuntado que la muerte se ha producido sobre las 21.50 horas por complicaciones de su estado de salud.

Tras ser ingresado y aunque no se ofrecieron detalles de la intervención, se informó de que Brines evolucionaba favorablemente y estaba tranquilo y estable aunque en los días posteriores, ya advirtieron que la recuperación iba a ser lenta. Sin embargo, no ha podido superar su delicado estado de salud.

Brines ha fallecido ocho días después de que los Reyes se desplazaran el pasado día 12 de mayo a Oliva (Valencia) para entregar el Premio Cervantes 2020 al poeta en su hogar en la finca familiar “Elca”, que ha inspirado muchos de sus poemas, al no poder celebrarse la ceremonia el 23 de abril por su delicado estado de salud.

Felipe VI entrego al escritor la escultura y la medalla acreditativas del premio más importante de las letras hispanas, en reconocimiento a la poesía “intimista y entrañable” de uno de los pocos poetas supervivientes de la Generación de los 50.

El encuentro se produjo en el patio interior de la vivienda ubicada en un entorno de huertos frutales y vegetación mediterránea desde la que se divisa el mar, en la que el escritor pasó su infancia y a la que retornó hace veinticinco años.

El rey manifestó su alegría y la de la reina de poder entregar personalmente el premio, la medalla que le acredita como ganador del Cervantes 2020 y una escultura en forma de medallón que el poeta recibió visiblemente emocionado.

Brines fue ingresado pocos días después para ser operado de urgencia por una hernia en el Hospital de Gandía y no ha podido superar su delicado estado de salud.

El poeta es considerado como uno de los escritores más personales de la lírica intimista en la conocida ‘generación del 50’. Publicó su primer poemario, ‘Las Brasas’, en el año 1959, con el que recibió el Premio Adonais, y en 1966 ganó el premio Nacional de la Crítica por su obra ‘Palabras en la oscuridad’. Además, en 1987 recibió el premio nacional de Literatura por ‘El Otoño de las rosas’, uno de sus libros más conocidos, y en 1995 ‘La última costa’.

Influido por Juan Ramón Jiménez y Luis Cernuda, Brines ingresó en el año 200 en la Real Academia de la Lengua para ocupar el sillón ‘x’, en sustitución del dramaturgo Antonio Buero Vallejo. Además, en 1999 recibió el Premio Nacional de las Letras Españolas por el conjunto de su obra, y en 2010 el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.