“Estamos listos para la paz, para una paz justa”, ha manifestado el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, quien, sin embargo, considera “falso” y “mentira” que Rusia esté dispuesta a negociar el fin de la guerra.

La “fórmula” para alcanzar la paz, según ha destacado Zelenski en su habitual discurso, es el “respeto” a la Carta de la ONU, a la integridad territorial de Ucrania y a su pueblo, así como el “castigo” a todos “los culpables” del “terrorismo” ruso y a la “compensación total” por parte de Rusia del daño causado.

El mandatario ucraniano ha explicado su posición al referir en su alocución que esta semana los combates “más feroces” se concentran en la región del Donbás, donde “el ejército ruso ya ha gastado tantas vidas de su gente y tantas municiones como probablemente no gastó en las dos guerras de Chechenia juntas”.

Sin embargo, el número real de las pérdidas de Rusia “se oculta a la sociedad rusa”, ha sostenido.

“Incluso ocultaron su movilización, y ahora y simplemente le están mintiendo a la gente que la tarea de movilización supuestamente se ha completado. La verdad es que en las regiones de Rusia y en nuestro territorio ocupado siguen juntando gente para enviarla a la muerte”.

Según Zelenski, esta “terquedad absolutamente insensata de los dueños de la Rusia actual es el mejor indicador de que todo lo que dicen algunos líderes extranjeros sobre su supuesta disposición a negociar es igual de falso”.

“Cuando alguien piensa en negociaciones, no busca la forma de engañar a todos los que le rodean para enviar a la picadora de carne a decenas o cientos de miles de personas más, movilizadas o en forma de algunos mercenarios”, ha argumentado.

A juicio del presidente de Ucrania, es “muy bueno” que el mundo perciba la retórica rusa “como una mentira” y “preste atención solo a lo que realmente hace el estado terrorista”.

“Hace, no dice”, ha apostillado.