Parece que España se está moviendo con un ímpetu diferente y renovado hacia la F1. Primero con los organizadores del GP de España, entre los primeros en decir que están listos para la reapertura, Luego la posible candidatura de Agag (actual Patrón de Fórmula E) a la Presidencia de la FIA, el desembarco de Sainz en Ferrari y ahora también la posibilidad de que Fernando Alonso vuelva a competir con Renault.

El interés de nuestro país hacia la Fórmula 1 siempre ha sido ciertamente importante, pero una concentración similar de esfuerzos hacia objetivos múltiples quizás no se vio desde mediados de la década de 2000, cuando Alonso ganó con el Renault de Briatore.

De manera decididamente ambigua, Renault, en los últimos días, ha estado publicando imágenes de las victorias de Alonso con el monoplaza francés en sus redes sociales, mientras que el sitio web oficial de la principal serie de Formula1 transmitirá la carrera ganada por Alonso en Ferrari en 2012 en todos sus redes sociales.

Sabemos cómo la política es siempre el jefe en la F1 y ciertamente no sería una locura creer o pensar que gracias a la llegada de capitales importantes alguien puede mover algunos peones importantes (Alonso, Sainz) en equipos importantes (Renault y Ferrari) y en cargos importantes (Agag a la FIA).

 

El Pacto de Concordia que conocemos debe renovarse y hay muchos lugares importantes que se están jugando en estos meses, intereses para las marcas, posiciones para renovarse y escenarios futuros que están cambiando inesperadamente precisamente debido a la pandemia.