Isaías Táboas ve en la iniciativa que el Gobierno anunció hace mese de cobrar por el uso de las autovías una oportunidad para que la gente viaje más en tren y así tener beneficios medioambientales.

El presidente del Renfe defendió que “hay que concienciar a la sociedad de que el pago por el uso de la carretera genera beneficios medioambientales ya que provoca el desliz hacia el ferrocarril“. En concreto, explicó que con un pago de 2 céntimos de euros por kilómetro se provocaría una reducción significativa de las emisiones. Esta cuantía supondría pagar unos 5 euros por el trayecto entre Madrid y Valencia. “¿Es mucho dinero?”, se preguntó Táboas antes de decir “no lo sé”.

Además aprovechó para pedir al Ejecutivo que rebaje los cánones ferroviarios que suponen el 53% de los costes de Avlo y el 44% de AVE. Táboas asegura que si en España los cánones fueran similares a los de Italia, Renfe podría, manteniendo sus márgenes actuales, rebajar en 31 euros el AVE entre Madrid y Barcelona, en 16,5 euros el Madrid-Sevilla y en 13 euros el Madrid-Valencia, enramando 1,5 millones de pasajeros adicionales.

Táboas dijo que en el corredor entre Madrid y Barcelona la compañía ha sufrido una caída del 18% de los ingresos por pasajero. “Ingresamos menos y somos incapaces de repercutir ese incremento”.