La meteorología ha sido favorable durante esta madrugada para los equipos terrestres de extinción del incendio de Castellón, que encara su sexta jornada aún descontrolado y que obligó ayer lunes a desalojar tres pueblos más por la cercanía de las llamas, avivadas por el fuerte viento de poniente. Según el balance de primera hora de la mañana de Emergencias de la Generalitat valenciana, el director del Puesto de Mando Avanzado (PMA) situado en Barracas informa de que durante la noche no ha habido ninguna incidencia reseñable y que las condiciones meteorológicas han ayudado a la ejecución de las maniobras de los operativos terrestres.

El fuego que este lunes saltó en la zona de Montán (en la parte sur) se está supervisando con un dron de la Unidad Militar de Emergencias (UME) para contener su avance, mientras en el sector de Fuente la Reina también se han realizado maniobras para defender el flanco, que presenta zonas de difícil acceso de medios terrestres. Durante este martes se seguirá trabajando “en la defensa de las poblaciones desalojadas y en la protección de la vida y los bienes de las personas”, según Emergencias, con todos los medios terrestres disponibles y la entrada, al amanecer, de veintitrés medios aéreos.

Hasta ahora, los municipios desalojados son los de Fuente de la Reina, Puebla de Arenoso, La Monzona, Montanejos, Montán y Arañuel, Higueras, Pavías y Torralba, y las pedanías, Los Calpes, Los Cantos, La Monzona, La Alquería de Montanejos y La Artejuela y Villanueva de Viver. El incendio declarado el jueves por la tarde en Villanueva de Viver ha arrasado hasta el momento unas 4.300 hectáreas y afecta a un perímetro de aproximadamente 50 kilómetros.