Este efecto se produce cuando los coches ruedan muy cerca del suelo para maximizar el efecto de succión y debido a la fuerza que se hace contra el chasis los monoplazas pierden esta carga aerodinámica y la suspensión cambia de altura para terminar provocando un continuo bote en las rectas largas que se refleja en la cabeza de los pilotos.

A pesar de que se vio ‘porpoising’ en los primeros test de la temporada, Alpine puede estar orgulloso de ser uno de los equipos que apenas ha notado su efecto: “Yo no diría que fuimos tan inteligentes, pero diseñamos nuestro monoplaza para obtener el máximo rendimiento, sabiendo que tendría un ligero sobrepeso. Nuestro amplio diseño también permite una carrocería más fuerte, y eso nos ha ayudado“, explicó Pat Fry, director técnico de Alpine.

La nueva modificación ‘perjudica’ a Alpine y beneficia a Mercedes

Ha sido tal el problema y las quejas de las escuderías, especialmente de Mercedes, el equipo con más problemas en este sentido, que la FIA ha apostado por una nueva medida: permitir la utilización de un punto de apoyo en el suelo del monoplaza.

Esto beneficia a los coches que sufren de un excesivo ‘porpoising’, por lo que ahora tendrán menos y los pilotos podrán rodar con más aerodinámica, comodidad y velocidad. Bien por Mercedes y McLaren, mal por Alpine, que no sufrió problema alguno por esto y que ahora ve como escuderías que en estas carreras han tenido algo menos de ritmo, pueden acercarse gracias a esta mejora.

“Es un poco frustrante. Nosotros no lo necesitamos porque nuestra filosofía ya es lo suficientemente rígida, pero creo que los demás se benefician de ello, es parte del negocio. Aun así, trataremos de diseñar en torno a él en la próxima actualización. Por supuesto que se puede construir un coche más ligero, pero ya hemos incorporado el peso. No estamos por encima del peso mínimo, pero lo ideal es estar un par de kilos por debajo”, ha concluido Fry.

Aun así, Alpine traerá nuevas actualizaciones para el próximo GP de Emilia Romagna, donde Alonso espera tener más suerte que en Australia.