Los trámites se están finalizando para poder pagar este mes. El viceconsejero de Agricultura, Agapito Portillo, la avanzó esta mañana refiriéndose a las ayudas para el olivar afectado por el temporal de nieve y heladas de Filomena, de enero de 2021. Reconoció que las peticiones se cerraron pronto, pero «luego los señores han tenido que ir haciendo sus podas o arranques correspondientes de los olivos y eso conlleva un tiempo y no corto».  

En una comparecencia en la Comisión de Agricultura de las Cortes, precisó que de los 18 millones que se pusieron sobre la mesa se han solicitado la mitad, unos nueve millones, para más de 5.700 hectáreas de las cinco provincias, aunque destacan por número las de Toledo.

El hecho de que el importe se haya quedado en un 50%, Portillo lo atribuye a que afectaron en buena medida a «las variedades autóctonas, que tuvieron mayor resistencia y resiliencia a la recuperación». Comentó que el dinero se sacó de sobrantes de otras líneas y que ahora el que sobrará se podrá orientar a ayudas por la guerra de Ucrania. 

El hecho de que no se hayan agotados los fondos también ha permitido a Agricultura a quitar los topes máximos de hectáreas por beneficiario. «Aquellas explotaciones con daños en muchas hectáreas lo van a poder percibir para todas», comentó. 

Portillo también aprovechó para avanzar que se ha aprendido de lo ocurrido y ahora hay una reserva presupuestaria de 17 millones para medidas de recuperación del potencial productivo para el período 2023-2027 «por si vuelve a suceder otro fenómeno Filomena», señaló.   Explicó que sobre todo tiene sentido para sectores como el olivar en el que mucha parte de la superficie no está asegurada.

Casi 350.000 hectáreas afectadas este 2022 por inclemencias

Portillo dio en la comparecencia los daños calculados por inclemencias meteorológicas en lo que va de año, que llega a las 346.590 hectáreas y que dará lugar a unas indemnizaciones de las que ya se han pagado 49 millones de euros y otros 24 pendientes de los que hay una estimación provisional de los peritos. 

El portavoz de Ciudadanos, David Muñoz Zapata, indicó que los datos que daba era de terrenos cultivados que tienen seguro contratado, pero «hay gran parte que no tienen y los datos no aparecen en estas cifras». Cree que «siguen siendo demasiados caros» y asegura que los agricultores se quejan de que las tasaciones de los peritos «infravaloran las pérdidas». 

El diputado del PP Emilio Bravo dijo que si el olivar está poco asegurado, es que todavía hay que incentivarlos más. Sobre las ayudas de Filomena no le sorprende que se hayan quedado a la mitad. «Con todos los condicionantes que pusieron, sabían de sobra que no se iban a gastar el dinero», apuntó. 

Una Comisión de ‘besugos’

En las Cortes de Castilla-La mancha hay muy pocas oportunidades de hablar de productos del mar, como es lógico, pero el debate de la Comisión de esta mañana parecía más una conversación de ‘besugos’ que de agricultura. El título de la Comisión versaba ‘sobre daños ocasionados por las tormentas en Castilla-La Mancha’ y e l viceconsejero de Agricultura, Agapito Portillo, dio datos en su primera comparecencia sobre los daños ocasionados por las tormentas y otros efectos adversos en el campo en lo que va de 2022. 

En cuanto llegó el turno de los partidos, en la oposición le recordaron que esta Comisión venía con mucho retraso porque se pidió justo después de la DANA del 1 de septiembre del pasado año.   El diputado del PP, Emilio Bravo, recalcó que el plazo que da el reglamento es de 15 días y recriminó a Portillo que acudiera a las Cortes más de un año después a contar la «milonga» de 2022 y no diese en su día los datos de la DANA: «Viene a contarnos lo que no le habíamos pedido».

El propio viceconsejero se justificó señalando que en el título de la Comisión no se indicaba ninguna tormenta concreta y que por eso él había hablado de los datos del año en curso, el 2022. «Cuando leo la pregunta no aparece Filomena», apuntó.

El portavoz de Ciudadanos, David Muñoz Zapata, le replicó que no le preguntaban por Filomena, que si se pidió esa Comisión un día después de la DANA era para recibir información de ese temporal y no de la nevada de meses atrás. «No hay que hacer un ejercicio de deducción muy alto», comentó. 

El viceconsejero cerró la última intervención remarcando que «las redacciones tienen que ser claras» y se mostró molesto. Afeó a la oposición que buscasen «retorcer la situación con descalificativos a mi persona, porque esa es la parte que me ha sentado mal».