Pinardi trabaja en Puertollano para igualar en oportunidades a personas en situación de vulnerabilidad. Atienden a 250 familias, de toda la comarca. Junto al respaldo de Salesianos trabajan con niños a partir de 12 años y les realizan acompañamientos a partir de esa etapa educativa hasta la inserción laboral. Cuentan con apoyos de fundaciones y con financiación, pero el mayor problema que se encuentran es a la hora de motivar a los jóvenes a tener una alternativa de ocio.

Puertollano es un lugar dónde los jóvenes además de no tener futuro, no cuentan con los recursos necesarios para su tiempo libre. El Centro de Juventud está a las afueras, dónde requieren de transporte público teniendo lugares públicos más céntricos, por lo que no es funcional, por no hablar del desuso de recursos que costaron una gran cantidad de dinero y que están cogiendo polvo en el mismo edificio.

Si hablamos de la oferta cultural, es ridícula y escasa. Es uno de los presupuestos más desaprovechados del consistorio, las pocas actividades que se realizan se alejan de las preferencias y gustos de los jóvenes no se les tiene en cuenta.

Queremos que los jóvenes tengan ocio alternativo y saludable, pero no les damos las herramientas necesarias, ni tan siquiera para poder encontrar las pocas opciones que este ayuntamiento ofrece, porque ni su página web está actualiza, medio por el que los jóvenes podrían informarse.

¿Qué les ofrece Puertollano a los jóvenes? Nada que se ajuste a sus necesidades, ni tan siquiera futuro. Pinardi al igual que el resto de jóvenes merece urgentemente que trabajemos por mejorar su vida y su futuro. De nada sirve el gran esfuerzo y la labor que realizan las personas que lo componen sino les ponemos los medios para que consigan su objetivo, mejorar la vida y el futuro de todos nuestros jóvenes.

VOLVER A PORTADA