El consejero delegado de Endesa, José Bogas, advierte de la «importante subida» que notarán millones de consumidores domésticos en el recibo eléctrico de este mes de enero, especialmente aquellos acogidos al PVPC -antigua tarifa regulada- cuya factura está indexada de manera directa al mercado mayorista de la luz.

Este mercado ha experimentado en los últimos días un fuerte encarecimiento que lo sitúa en niveles desconocidos en esta época del año desde 2017. El Gobierno ha reaccionado pidiendo una investigación en profundidad a la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), aunque fuentes próximas a la vicepresidenta Teresa Ribera creen que se trata de un «episodio coyuntural» y confían en que el precio se estabilice en los próximos días.

Las grandes eléctricas quitan hierro a la subida y la vinculan a factores de mercado como el incremento de la cotización del gas a nivel mundial o la baja producción con renovables en España por la ausencia de viento y sol, lo que obliga a quemar reservas de gas o de carbón con un precio más alto. También influye el mayor coste de los derechos de emisión de CO2.

En este sentido, estos picos de precio son en realidad una oportunidad para que estas compañías aceleren el traslado de clientes del mercado regulado (PVPC) al liberalizado, donde cientos de comercializadoras eléctricas pueden ofrecer un precio de la luz fijo o estable para un periodo determinado. Estas ofertas implican una mayor estabilidad en el recibo, pero según la CNMC acaban siendo más caras a largo plazo frente al PVPC.

Actualmente, 14 millones de hogares tienen su factura de la luz indexada directamente al coste mayorista del megavatio hora. 11 millones de ellos están acogidos a la tarifa PVPC, mientras que otros 3 tienen contratada en el mercado liberalizado una tarifa indexada al mismo mercado.

«La escasez de gas, el incremento de la demanda o el precio del CO2 llevan automáticamente a que los precios sean muy elevados en este momento. En España tenemos la tarifa regulada, ligada directamente al precio mayorista, y esto lleva a que la subida sea importante», ha advertido Bogas durante su participación en un encuentro de Nueva Economía Forum.

Las palabras del primer ejecutivo de Endesa chocan directamente con las de la vicepresidenta Ribera, que en declaraciones a El País intentó este fin de semana quitar hierro a la subida asegurando que sería «relativa» y de «unos cuantos euros».

En opinión de Bogas, «la energía eléctrica en España es cara, pero no por culpa del mercado de generación o la distribución, sino por las cargas que asumió el sector eléctrico y que no tiene sentido que pague en solitario». Se refiere al coste de las ayudas públicas a las renovables que se instalaron en la primera década del siglo, por un importe anual de 7.000 millones de euros. En este sentido, el consejero delegado de Endesa ha aplaudido la intención del Gobierno de repartir ese coste entre otras energías como el gas o el petróleo para dar una mejor señal de precios que impulse la descarbonización de la economía.

VOLVER A PORTADA

📢Compartir en...👇