Alberto Núñez Feijóo inaugura este viernes en Barcelona las convenciones sectoriales que el PP celebrará por toda España en las próximas semanas.

La primera de estas jornadas temáticas se centrará en el problema de la ocupación de viviendas, un asunto que, en opinión de Irene Montero, “es un problema inventado” y que, tal y como saben desde Génova, divide al Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos.

Las diferencias entre socialistas y morados quedaron patentes a finales de septiembre, cuando el PSOE presentó en el Congreso una enmienda al proyecto de ley orgánica de eficiencia organizativa del servicio público de Justicia que prevé que los jueces puedan acordar “en un máximo de 48 horas” el desalojo de viviendas ocupadas.

La reacción de Podemos no se hizo esperar: “Cuando estamos negociando la ley de vivienda, salen con esto. El PSOE no está gobernando con Mayor Oreja, que se centre y sepa con la mayoría con la que cuenta. Están buscando el titular del día, pero se tienen que centrar”, afirmó el diputado Rafa Mayoral.

La moción del PP

Conscientes de estas divisiones en el Gobierno de coalición, el Grupo Parlamentario Popular ha registrado este mes de octubre una moción consecuencia de interpelación urgente al Ejecutivo sobre las medidas que piensa llevar a cabo ante el aumento de ocupaciones ilegales de viviendas.

En la exposición de motivos, el PP destaca que “es difícil saber cuál es exactamente la postura del Ejecutivo en esta materia, dado que algunos de sus miembros -en referencia a Podemos- amparan la ocupación ilegal, otros reconocen el problema y otros niegan la existencia del mismo”. En este punto, los populares recuerdan las palabras de Irene Montero afirmando que la ocupación “es un problema inventado” en la “agenda de la derecha”.